Aztecas: una brillante cultura precolombina

La zona sur del actual México tuvo siempre una intensa actividad cultural. Cuando llegaron los españoles, la principal civilización existente era la azteca, cuyo Emperador era Monctezuma. Fueron un poderoso pueblo que había conseguido dominar a sus vecinos. Aquí repasamos su historia, organización social y filosofía.

Desde aproximadamente el año 2000 antes de Jesucristo, venía desarrollándose en la mitad sur del actual México una importante actividad cultural a cargo de diversos pueblos. Como fruto de ello, entre los siglos VII y XII después de Cristo, dominó la zona la llamada cultura tolteca que, al extenderse hacia el Yucatán, se fusionó con la maya y, cuando esta civilización decaía, llegó del norte otro pueblo que se erigió en heredero de ella.

Se trataba de los aztecas –ellos se llamaban a sí mismos «mexicas»– y se asentaron en la zona a mediados del siglo XII. Cuenta la leyenda que habían emigrado por orden de los dioses, que les indicaron que se instalasen allí donde vieran un águila devorando a una serpiente. Así, en 1325, fundaron su capital, a la que llamaron Tenochtitlán. Mediante alianzas militares y no pocas guerras, consiguieron dominar toda la mitad sur de México hacia el siglo XIV.

Foto de una pirámide azteca

Pirámide del Sol en Teotihuacan

Por tanto, cuando llegaron los españoles, los aztecas eran la unidad política más importante de la zona. Su economía era principalmente agrícola, con el cultivo de maíz y frijoles, para lo que aplicaban técnicas novedosas y se complementaba con la pesca, la ganadería y la caza, así como con el comercio con los pueblos vecinos. A medida que iban dominando a éstos, les exigían un tributo que, al desconocer la moneda, era pagado en especie y que así les abastecía de materias primas, productos básicos y también manufacturas.

Respecto a su organización social, en el momento de máximo esplendor, a la cabeza se hallaba el Huëy Tlahtoani de Tenochtitlán (el último de ellos fue el famoso Monctezuma), una suerte de emperador cuyo cargo era hereditario. A continuación venían los tlatoanis de cada ciudad y los nobles o pipiltin, muchos de los cuales eran parientes del anterior. Tras ellos, se encontraba el resto de la población, que se dividía en guerreros, sacerdotes y plebeyos o macehualtín.

En cuanto a su cultura, los aztecas recogen y mejoran la tradición de los pueblos anteriores. Científicamente destacaban en medicina y farmacopea y en lo artístico poseían una gran estatuaria, pintura mural y bellos mosaicos. Gran valor tenía su arte de la plumaria que, por realizarse sobre materiales perecederos, se ha perdido. Por su parte su escritura, más sencilla que la de los mayas, consistía en caracteres ideográficos, números y glifos fonéticos. Y, por último, realizaban sacrificios humanos con sus enemigos capturados y tenían un dios para cada actividad. Entre ellos destacaba Quetzalcoatl. Curiosamente, cuando llegó Hernán Cortés, Monctezuma lo confundió con esta deidad por su tez blanca y sus barbas.

Fuente: Alu.ua.es.

Foto: Leandro’s World Tour.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...