Alfabeto fenicio, el fin del monopolio de la escritura

El conocimiento que nos ha llegado sobre el pueblo fenicio está algo desdibujado, quizás, porque gran parte del saber de esta civilización se ha perdido. Sin embargo, sí nos ha llegado su alfabeto, el que revolucionó el monopolio de la escritura y nos permitió, entre otras cosas, ser lo que somos en la actualidad.

El conocimiento que nos ha llegado sobre el pueblo fenicio está algo desdibujado, quizás, porque gran parte del saber de esta civilización se ha perdido. Los fenicios registraban sus documentos sobre papiro y con el paso del tiempo la humedad del clima fue deteriorándolos hasta hacerlos desaparecer.

alfabeto fenicio

Sin embargo, sí lograron hacernos llegar a través de la Historia algo que revolucionó la cultura y la expansión de la misma durante los siguientes siglos. Una revolución cualitativa que pondría fin al monopolio de la escritura, compleja como pocas cosas hasta aquella fecha y destinada a la selecta y hermética clase social de los escribas. Nos referimos al alfabeto fenicio.

El alfabeto fenicio posé una gran importancia, pues del derivaron el alfabeto griego y el latino que utilizamos en occidente, pero además también influyó en el alfabeto árabe o en el hebreo.

Aún existen dudas sobre cuál fue la cuna del alfabeto fenicio, aunque muchos estudiosos consideran la ciudad de Biblos (en Líbano), como el lugar más probable.

La escritura fenicia resultó revolucionaria por su gran simplicidad, tan sólo 22 signos consonánticos. Sin duda, más sencillos de memorizar que cualquiera de los alfabetos existentes hasta el momento, en los que el aprendizaje de la gran caterva de símbolos (muchos de los cuales equivalían a una o varias palabras completas) se prolongaba durante gran parte de la vida del escriba.

Gracias a esta síntesis de caracteres, el leer y escribir estuvo al alcance de gran parte de la población. Esto conllevó que, dado que la escritura y la lectura estaban al alcance de la mano del ciudadano de a pie, el saber pudiese recogerse y difundirse más allá las sectarias escribanías.

Si la civilización en la que vivimos en la actualidad es la que es, se debe a que hemos sido capaces de atesorar el conocimiento a través de los siglos, añadiendo nuevas ideas, conceptos y descubrimientos con cada nueva generación. Esto sería impensable sin el éxito de la escritura fenicia y ahí reside el peso de aquella cultura, pues sin el desarrollo de un alfabeto como el suyo, hoy no seríamos quiénes somos.

Lo que es más, en épocas convulsas en las que los grandes Imperios de la civilización sucumbieron como el caso del Imperio Romano, todo el saber se hubiese perdido de forma irremediable. Sin embargo, aunque la cultura entre oriente y occidente quedó interrumpida en aquel momento, fueron los escritos guardados los que siglos después nos devolvieron aquel conocimiento perdido.

Imagen: Luca en Wikimedia

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...