Tuning: breve historia y estilos

El Tuning, u original personalización de nuestro coche, se ha convertido en un fenómeno de masas que cuenta con seguidores en todo el mundo a pesar de no ser una afición barata. De hecho, hay vehículos en los que valen más los extras añadidos que el modelo en sí. aquí repasamos la historia de este hobby y sus variantes.

Hoy día, causa furor en todo el mundo lo que conocemos por Tuning, es decir, la personalización de un coche según nuestro gusto. Interiores impecablemente decorados, potentes equipos de música, llantas especiales, colores chillones y llamativos adornos exteriores hacen de algunos vehículos auténticas obras de arte cuyo valor es muy superior al que tendrían de serie en el mercado. No es, por tanto, una afición barata pero sus seguidores prefieren poseer un coche modesto pero bien preparado que otro más caro y menos llamativo.

Según los entendidos, el Tuning o Tunning comenzó en Estados Unidos hacia los años cuarenta, cuando los jóvenes pilotos preparaban sus coches para presentarlos a las carreras. Se considera un pionero a George Barris, que personalizó un viejo Buick y que alcanzó gran prestigio, hasta el punto de que, más tarde, participaría en la película ‘Regreso al futuro’ preparando el DeLorean en que viajaba el protagonista y en ‘El coche fantástico’ personalizando al popular Kitt.

Foto de un coche tuneado

Un vehículo "tuneado"

Otra figura fue Ed Roth, quién creó uno de los estilos de tuning conocido como Hot Rod y que se caracteriza por potenciar fuertemente el motor de viejos coches americanos. Pero, poco después –hacia los años cincuenta-, llegaron los lowrider, esos peculiares vehículos que llevan adaptado un sistema hidráulico que les permite elevarse y, en su versión más perfeccionada, moverse como si bailaran y que, además, aparecen personalizados en cuanto a decoración, pintura y elementos ornamentales.

En cuanto a Europa, el Tuning comenzó hacia los años sesenta como una forma de imitar a los coches de carreras. Poco después, comenzaron a unirse a esta tendencia distintos ingenieros y fabricantes como Opel, Volkswagen y la que, quizá haya sido la primera empresa dedicada a esta actividad en el viejo continente: la germana Alpina. No obstante, la gran difusión del tuning se produce en los años noventa hasta convertirse en un verdadero fenómeno de masas.

Por otra parte, existen diversas tendencias dentro de esta práctica. A las citadas y más clásicas Lowrider y Hot Rod, se unen DUB que resalta las llantas cromadas; High Tech que, como su propio nombre indica, se apoya en introducir alta tecnología en el motor; Import y JDM, que imitan las tendencias japonesas; Racing, que sigue el estilo de los coches de competición; Barroco, que defiende recargar de adornos el vehículo y la peculiar Rat, que trata de envejecer los coches incluso  oxidando la carrocería. Son distintos estilos al gusto de cada uno.

Fuente: Tuning.com.

Foto: Campdarby.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...