Remedios naturales contra el insomnio

El insomnio, es decir, no poder dormir o hacerlo mal, es mucho más común de lo que pensamos. Además de ser muy incómodo, puede perjudicar seriamente nuestra salud a la larga. Aparte de las medicinas, existen una serie de pautas que debemos seguir para combatir este padecimiento y que, seguramente nos ayudarán. Si no es así, debemos recurrir a nuestro médico y resignarnos a la medicación.

Puede definirse el insomnio como la disminución involuntaria de las horas de sueño. Puede deberse a múltiples causas y provoca trastornos de salud: entre las más comunes están la angustia, la edad, los problemas ambientales, los trastornos psicológicos o, en casos más graves, los problemas cerebrales.

El exceso de café perjudica notablemente el sueño

El exceso de café perjudica notablemente el sueño

Asímismo, el insomnio puede ser de tres tipos, en función de la fase del sueño en que se produzca: la dificultad para conciliar el sueño, que se produce al ir a dormirse; es la más común y suele deberse a ansiedad, angustia o fenómenos ambientales (ruidos, calor, etc). El despertar varias veces a lo largo de la noche; además de por ansiedad, puede deberse a los años, ya que –cuando la edad aumenta- el sueño disminuye y empeora, o a trastornos cerebrales. Y el insomnio que se produce por un despertar precoz y la imposibilidad de volver a conciliar el sueño, que es típico de depresiones endógenas.

Independientemente de que acudamos a profesionales que nos proporcionen algún tipo de fármaco que nos ayude a dormir, existen una serie de pautas que nosotros mismos podemos aplicar para facilitar nuestro sueño: es lo que se conoce como ‘reeducación del sueño’ y consiste en regular nuestros horarios y controlar los estímulos que producen el insomnio.

Algunos de ellos son los siguientes: no ir a la cama hasta que no tengamos sueño. No ver la televisión, leer o comer en la cama. Evitar las comidas –sobre todo las cenas- excesivamente abundantes y separar el tiempo que media entre ellas y la hora de acostarse. Practicar ejercicio físico regularmente (pero nunca antes de acostarse, sino hacia mitad del día).

También es conveniente reducir el consumo de tabaco y café. En cuanto al alcohol, induce al sueño, pero produce despertares precoces y hace que durmamos menos horas, por lo que debe reducirse o incluso eliminarse.

El insomnio también puede afectar a los niños

El insomnio también puede afectar a los niños

Igualmente, debemos unificar el tiempo que estamos en la cama con el tiempo de sueño, es decir, no acostarse antes de ponerse a dormir ni permanecer en la cama después de la hora de despertar. Y establecer una rutina horaria para acostarse y levantarse: ello nos ayudará a fijar nuestro reloj biológico.

Del mismo modo, es interesante realizar terapias de relajación e intentar mejorar las condiciones ambientales: eliminar ruidos y evitar temperaturas extremas.

Si seguimos estas pautas, probablemente durmamos mejor. Pero si –a pesar de ellas- nuestro insomnio permanece, lo mejor es visitar a nuestro médico para que analice el caso.

Fotos: Café: Dbenbenn en Wikipedia | Niño: Alessandro Zangrilli en Wikipedia

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...