India a través de la Literatura

Las culturas asiáticas ejercen un enorme magnetismo sobre los occidentales. Todos aquellos países son visitados asiduamente por ellos. Pero uno de los que más atrae es la India, un subcontinente en el que conviven filosofías primitivas con la más alta tecnología. Aquí repasamos como retrata esas tierras la Literatura.

Las culturas asiáticas ejercen un magnetismo especial sobre muchos occidentales que, quizá, encuentran en ellas una espiritualidad colectiva y unas formas de vida que en esta otra parte del mundo parecen haberse perdido. Entre aquellos países, la India es uno de los que más interesan. Llamada también por su extensión el subcontinente indio, es el segundo país más poblado del planeta, tras China, y en él conviven desde las más avanzadas fábricas de productos tecnológicos hasta filosofías vitales primitivas.

Cuatro de las grandes religiones existentes en el mundo se originaron en ella –el Hinduismo, el Budismo, el Jainismo y el Sijismo-, lo cual nos da idea de la profunda espiritualidad que alberga. Se trata, en suma, de un país apasionante sobre el que, ciertamente, podemos hallar mucha información en la Literatura.

La India ejerce un especial magnetismo para los occidentales

India presenta la convivencia de filosofías primitivas y de la alta tecnología. En la foto, Bombay, su ciudad más poblada.

Y, si de letras hablamos, es inevitable citar al escritor y Premio Nobel bengalí Rabindranath Tagore cuya vida y obra estuvo dedicada a crear una filosofía que amalgamase las de su tierra natal y las occidentales. Aunque escribió poesía, novela y teatro, quizá lo mejor de su producción se encuentre en sus relatos breves, compendiados en los tres volúmenes del ‘Galpaguchchha’. Precisamente desde la perspectiva opuesta –la defensa del colonialismo británico-, también escribió mucho sobre la India Rudyard Kipling. No obstante, su magistral ‘Libro de la selva’ recoge muchas de las leyendas autóctonas sobre animales y ‘Kim’ constituye una suerte de viaje iniciático de un joven por el subcontinente indio.

También en tiempos más recientes muchos novelistas han ambientado sus obras en aquellas tierras. Ha tenido un importante éxito Julia Gregson con ‘Al este del Sol’, que trata sobre una joven que regresa a la India, donde se crió y experimenta unas reacciones completamente distintas a las que había imaginado. Igualmente allí se desarrolla ‘La bailarina y el inglés’, de Emilio Calderón, finalista del Premio Planeta en 2009 y que narra la peripecia de un joven inglés que se ve envuelto en un asesinato.

Más curiosa aún resulta la novela de Maha Akhtar titulada ‘La nieta de la Maharani’, donde narra la historia de amor de sus abuelos, el Marahá de Kapurthala y la bailarina española Anita Delgado. Posteriormente, continuaría la temática familiar en ‘La princesa perdida’. Por último, al margen de la novela, tenemos la obra de Ramiro Calle, un conocido “yogui” occidental, ‘Cien viajes al corazón de la India’, que nos muestra los más ocultos rincones de ese extraordinario país.

Fuente: Telva.

Foto: Niyantha.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...