Ideas para mantener la mente ágil

Las personas podemos ser más o menos inteligentes. Al parecer, eso también puede desarrollarse. Pero lo que nunca debemos parecer es tontos por estar poco despiertos, por tener la mente poco ágil. Por ello, en este artículo brindamos algunas ideas que nos ayudarán a mantener nuestra mente lúcida y ágil y así ganar en nuestra actividad diaria.

Entendemos por claridad mental tener la mente despierta y ágil, pensar y razonar con rapidez. Ello nos ayudará a mejorar nuestra memoria, controlar el estrés y ser más eficientes y productivos, tanto en el trabajo como en nuestra vida personal. Existen un sin fin de libros, costosos métodos e incluso algunos compuestos que nos prometen agilizar nuestra inteligencia, pero con unas sencillas pautas –que son gratis- nosotros mismos podemos colaborar a ello.

El pensador, de Auguste RodinYa decían los clásicos “mens sana in corpore sano”. Es verdad. En primer lugar, debemos procurar dormir bien y las horas necesarias, pues, de lo contrario, estaremos cansados todo el día y el cansancio hace que nos sintamos como en una niebla. Igualmente, es necesario hacer ejercicio con regularidad. Cuando sentimos fatiga mental o estrés, resulta mano de santo un ratito de footing o una caminata.

Del mismo modo, es importante comer sano. Una dieta que nos proporcione el equilibrio necesario de vitaminas y nutrientes mantendrá nuestra cabeza despierta, mientras que otra rica en grasa abotargará nuestro pensamiento.

La vida desordenada es muy negativa para la mente. Debemos llevar una disciplina en nuestra vida –comer y dormir a las mismas horas, organizar nuestros horarios- y simplificar nuestra rutina diaria. Esto no quiere decir que llevemos una disciplina monacal, sino un mínimo de orden.

 

Es igualmente recomendable realizar todos los días algunos ejercicios de relajación. Sólo nos llevarán unos minutos y despejarán nuestra mente. Los ejercicios respiratorios de relajación son muy interesantes en este sentido. Sencillamente, debemos tumbarnos en un lugar cómodo e ir relajando nuestras articulaciones al tiempo que aspiramos profundamente y expiramos muy despacio, durante unos quince o veinte minutos.

Imagen de una neurona

También la lectura agiliza la mente. Dedicar un tiempo todos los días a leer nos ayudará a ello. No hace falta que se trate de libros de profundos filósofos, pero sí que lo hagamos comprensivamente, es decir, entendiendo lo que leemos y siguiendo la hilazón argumental.

Por último, debemos evitar distracciones, concentrarnos en lo que estamos haciendo. Muchas veces hacemos cosas mal o nos olvidamos de algo porque tenemos la cabeza en otro sitio, estamos pensando en otra cosa.

Como vemos, son unas sencillas pautas de conducta que no suponen ningún esfuerzo. Y, si las probamos y no nos sirven, al menos no habremos gastado nuestro dinero y siempre estaremos a tiempo de apuntarnos a algún curso o comprar algún sesudo libro de algún “gurú” del tema.

Fotos: ‘El pensador': Hansjorn en Wikipedia | Neurona: Arnaud333 en Wikimedia

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...