Guía para sobrevivir en el Brasil más salvaje

Si somos aventureros, sabremos que, más importante que el viaje, es regresar. En determinados lugares es fácil perderse y, si eso se produce, hay que saber cómo sobrevivir. Para ello es básico seguir una serie de pautas tales como llevar un botiquín de emergencia, un machete o una brújula, saber cómo buscar agua y alimento y protegerse de los animales salvajes.

Alguien dijo que todos llevamos un aventurero dentro. No obstante, cabría añadir que unos más que otros y, para quién de verdad lo sea, un viaje al Amazonas brasileño colmará todas sus ambiciones.

Sin embargo, cualquier amigo del riesgo que se precie, sabe que más importante que vivir la experiencia es regresar de ella. Por tanto, es imprescindible tomar precauciones que permitan hacerlo. Por todo ello, aquí brindamos una serie de consejos vitales para que cualquiera que desee visitar esa agreste zona pueda sobrevivir si se pierde.

Foto del Amazonas

Una bella imagen de la Amazonía

En primer lugar, antes del viaje, siempre -no sólo ante el peligro de perderse- debemos vacunarnos contra las enfermedades que allí existen. Nuestro organismo no está acostumbrado a ellas y, si nos vemos afectados, no sabrá defenderse como el de un nativo. Por todo ello, nuestro riesgo es mucho mayor que el de éstos.

También debemos equiparnos con todo el material necesario para sobrevivir en el Amazonas. Un kit imprescindible estaría compuesto por un machete, una brújula, un botiquín de primeros auxilios, fósforos, una cuerda larga y una lonas para poder cubrirnos.

En caso de encontrarnos perdidos, lo primero que debemos buscar es agua. El ser humano sólo resiste de tres a cinco días sin ella y, aunque en la zona suele ser abundante, no siempre es fácil de encontrar. Para hacerlo, podemos seguir a los animales y agudizar bien el oído.

Una vez encontrada, es imprescindible hervirla durante unos tres minutos. No toda el agua que nos encontremos será potable y, de este modo, con el calor, mataremos sus bacterias.

El siguiente paso será buscar alimento. Si tenemos suerte, podemos encontrarnos con algún árbol frutal comestible como el plátano o la fruta de pan. No obstante, podemos hallar muchas frutas que nos sean desconocidas y pueden ser venenosas. Como norma general, debemos mantenernos alejados de las que procedan de plantas con savia lechosa y espinas.

El tercer paso será fabricarnos un refugio para protegernos de los fenómenos naturales. Un buen lugar es cerca de donde haya agua. Pero cuidando de que no sea zona inundable. Aquí es donde la lona nos será de utilidad. Ataremos una cuerda en torno a dos árboles a una altura de un metro y extenderemos aquélla por encima tratando de asegurarla en sus extremos con rocas.

También, aunque llevemos nuestro machete, nos será útil fabricarnos con él una especie de arpón que nos ayudará a protegernos de los animales salvajes.

Estos sencillos consejos nos ayudarán a sobrevivir en un lugar tan inhóspito como el Amazonas todo el tiempo que sea necesario.

Fuente: Soyouwana.

Foto: Amazonas: Arturo Sorrel en Arte y Fotografía.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...