El toldo para la casa

En esta entrada revisamos todo lo referente a los toldos, desde el punto de vista estético y práctico.

Cundo uno habla de toldos, inmediatamente nuestra mente se traslada hacia un paraje lejano, generalmente una playa o un área verde de campo. Y es que, los mejores campamentos, además de una buena carpa, traen un toldo consigo. El toldo es prácticamente un techado desmontable que nos podemos llevar y traer a voluntad a cualquier sitio que elijamos. Pero, a veces, uno se olvida que también puede utilizar el toldo en el interior de la casa, en lugar de tenerlo enrollado, durmiendo el sueño de los justos y empolvándose en algún rincón del desván. En efecto, si tenemos un jardín interior grande, podemos aprovecharlo para colocar el toldo tipo cuadrilátero, clásico de los campamentos. Esto nos puede servir para proteger nuestro jardín de una llovizna sorpresiva y llevar a cabo una actividad sin preocuparnos por las condiciones climáticas. Si nuestro toldo es de color, naranja por ejemplo, se hace ideal para utilizarlo en el día, quizá para una parrillada entre amigos en el jardín. Si nuestro toldo es de un color opaco y que no es atravesado por la luz, es ideal para protegernos de una lluvia muy fuerte en el día o ideal para improvisar un apequeña fiesta en el jardín.

toldo-por-volvidejapon.jpg

Imagen tomada de Flickr por volvidejapon

Un hecho subyacente a los toldos, es que no sólo brindan protección directa de la lluvia y los rayos del sol, sino que actúan como grandes disipadores de calor, como esos que vienen junto a las placas de los ordenadores.



En efecto, se sabe que un toldo bien ubicado, puede disminuir la temperatura de un interior hasta en 20 grados Fahreheit. Esto cobra mayor importancia cuando hablamos de los toldos desplegables, de aquellos que van clavados o fijados en un extremo hacia una pared, formando una especie de triángulo ya que es sabido que casi un 40 % del calor que soporta una casa, hace su ingreso por las ventanas de la misma. Todo es cuestión de saberlo colocar estratégicamente y de irlo rotando de posición conforme se vaya moviendo el sol. Debemos asegurarnos que los manubrios que regulan su movimiento, no choquen con la pared ni con la ventana al girarlos. Asimismo, el toldo no debe ser impedimento para que podamos abrir y cerrar la ventana a voluntad. Todos alguna vez hemos sentido esos rayos de sol cuando queremos echar una siesta al mediodía y hemos notado que, al bajar ala persiana, por más que la ventana permanezca abierta, el calor se hace insoportable y uno no para de sudar. Esto se resuelve cambiándonos a los toldos.

Para referirnos a la estética que debe presentar un toldo, debemos decir que lo mejor es conservar un ángulo de 45 grados entre la pared próxima al ventanal y la inserción del toldo en la misma. Sin embargo, debemos asegurarnos de que nuestra ventan o nuestro toldo no impidan el paso de la gente si da hacia la calle en un primer piso. Estas consideraciones estéticas, también deben basarse en cuanto al movimiento del sol y debemos fijarnos muy especialmente la orientación de nuestras ventanas respecto de éste. Pongámonos en el caso de que nuestra ventana esté orientada hacia el oeste o hacia el este. En ese caso, necesitaremos que el toldo pueda descender y cubrir hasta tres cuartas partes de la ventana. Por el contrario, si nuestra ventana está ubicada hacia el sur, con un 50 % de cobertura del toldo, en promedio, será suficiente. Por otra parte, uno puede querer cierta cantidad de rayos solares ingresando por nuestras ventanas y no cubrirla completamente, por ejemplo si hay un convaleciente en la habitación. En ese caso, existe tecnología combinada de toldos que incorporan persianas. Esta tecnología se denomina Louvers y las persianas pueden elegirse entre verticales u horizontales.

toldo-por-luipermom.jpg

Imagen tomada de Flickr por luipermom

Sin duda, los toldos representan ventajas prácticas, además de las estéticas y se vienen ya incluyendo dentro de los manuales o guías de decoración. Su practicidad y su versatilidad, están posicionándolos como elementos importantes en un hogar. Por ejemplo, cuando los rayos solares reflejan en la pantalla del televisor o en el monitor del ordenador, uno ya no tendrá necesidad de colgar algo oscuro o cerrar persianas, sino simplemente, regular el toldo para evitar esto y aún así conseguir la luz natural en el ambiente, con el consiguiente ahorro de energía al no encender bombillas de luz antes de tiempo. Quizá usted tenga algún mueble de madera, un parlante o una guitarra que reciba los rayos de sol directamente acierta hora del día. Pues el toldo también le resuelve este problema y sin restarle ventilación a su habitación. Finalmente hay un par de buenos trucos acerca de los toldos para la casa. El primero de ellos es elegir un color claro. Contrariamente a lo que nuestra lógica pueda dictarnos, los colores claros hacen que los rayos del sol se reflejen, concentrándolos en un punto alejado de nuestra casa. El segundo truco es dejar un pequeño espacio entre la canaleta que sostiene al toldo y la pared en que ésta se instala. Esto evita que el calor acumulado en el mismo toldo y en la varilla, se transfieran hacia la pared de nuestra habitación.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...