El ‘direct costing’

En este artículo explicamos como se calcula el coste de cada unidad que vendemos, sistema que se conoce como ‘direct costing’. Conocer lo que nos cuesta cada pieza que comercializamos es fundamental para establecer su precio de venta, así como para saber que productos nos resultan más rentables.

En la entrega anterior de estos apuntes para iniciarse en la contabilidad – ‘Formas de calcular los costes en la empresa’-, habíamos explicado la forma de calcular los costes cuando se trata de empresas que fabrican y venden un solo producto. En esta nueva entrega complicaremos un poco las cosas, pues veremos cómo se calcula el coste en las empresas que se dedican a varios productos.

El acero, como materia prima, forma parte de los costes de la pieza

El acero, como materia prima, forma parte de los costes de la pieza

Antes que nada, debemos precisar que, al hablar de coste nos referimos al dinero que le cuesta a la empresa cada pieza que fabrica y vende. Conocer esto es fundamental para saber a qué precio deben comercializarse para ganar dinero y qué productos nos son más rentables.

También adelantábamos en el artículo anterior que existen dos modalidades de cálculo de costes: el ‘direct costing’ y el ‘full costing’. Como estas entregas pretenden ser una sencilla guía básica para no financieros, nos centraremos en el primer sistema, menos complejo que el segundo pero igual de útil.

Por otra parte, hablaremos al explicarlo de costes asignables y no asignables. Recordemos que los asignables son aquéllos que se identifican claramente con una pieza o servicio, con un cliente o con un departamento de la empresa. Los no asignables, por el contrario, son aquéllos que no pueden imputarse directamente (por ejemplo, los tributos). Hecha esta aclaración, explicaremos como se aplica el ‘direct costing’:


Si utilizamos este sistema, tendremos en cuenta únicamente los costes asignables a cada producto o pieza. Por tanto, se sumarán los costes de la materia prima, de la mano de obra directa y los de su comercialización –transporte y comisiones-. Si se trata de una empresa que no fabrica, sólo vende, los costes asignables serán el de compra de la pieza y los de comercialización. Pondremos un ejemplo para verlo mejor:

Los transportes son costes asignables y, por tanto, se incluyen en el coste de la pieza

Los transportes son costes asignables y, por tanto, se incluyen en el coste de la pieza

Una empresa fabrica piezas de metal de dos tipos, A y B. El último año ha vendido dos millones de euros del A y uno del B. El precio de venta por pieza ha sido de 2000 € tanto para A como para B. También sabemos –dato esencial- que ha vendido 1000 piezas de A y 550 de B.

Por otra parte, los costes que han generado todos los productos A para su fabricación y comercialización han sido de un millón de euros y, en el caso de B, de 500000 €.

¿Cuál es el coste unitario de cada pieza? Simplemente debemos aplicar una sencilla fórmula:

Precio de coste unitario = costes variables del producto / número de unidades vendidas

Así, el coste unitario del producto A sería:

1000000 / 1000 = 1000 € ( éste es el coste de cada pieza A)

Igualmente, el coste unitario de B sería:

500000 / 550 =  909,09 € (éste sería el coste de cada pieza B)

El resultado nos permite observar, por ejemplo, que podemos aplicar un  pequeño descuento al cliente en el producto B, pues nos deja un margen de 1090,91 € (2000 – 909,09), mientras que el A sólo nos deja 1000 €.

Una vez conocido todo esto, en la próxima entrega facilitaremos algunos consejos para fijar los precios de venta de los productos, ya que éstos no dependen sólo de su coste, sino de los precios de mercado y de otros factores.

Fotos: Acero: Absalon27 en Wikimedia | Camión: Zaphod en Wikimedia

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...