Consejos para comprar un coche usado

Comprar un coche usado siempre es una aventura. Pero, con los tiempos que corren, quizá no tengamos otro remedio. Por ello, debemos seguir unos pasos para asegurarnos de que no tiramos nuestro dinero en una adquisición defectuosa.

En estos duros tiempos de crisis que corren, se hace difícil comprar un coche nuevo. No sabemos qué nos deparará el futuro y los bancos no dan ni los buenos días. Por ello, si nuestro vehículo se quiere jubilar, no será una mala idea adquirir un coche usado. Pero, para no llevarnos sorpresas desagradables, ahí van unos consejos que nos pueden ayudar.

Volvo a la venta

Volvo a la venta

En primer lugar, debemos elegir bien el lugar de compra. Si es un particular, mejor que sea conocido o, si no lo es, que viva cerca de nosotros. Si, por el contrario, es una empresa de venta de usados, es buena idea informarnos sobre su reputación y pedirle garantía. En España, están obligados a darla por ley. Y, lo más importante de todo, pedir el libro de mantenimiento: él sí que nos informará del estado del vehículo. No obstante, la información que contiene debe ser contrastada con el taller que realizó las revisiones.

También es conveniente ir a ver el coche en compañía de un mecánico de confianza que nos oriente sobre el motor. Si no conocemos a nadie, siempre hay elementos que delatan el estado del vehículo: reparaciones en chapa y pintura, el desgaste del habitáculo –moqueta, pedales, volante, etc- o posibles fugas en los circuitos del motor.

En cualquier caso, es imprescindible que nos permitan dar una vuelta con el coche. Así detectaremos holguras, ruidos o humos. Si, cuando hagamos ese recorrido, nos acompaña al volante el propietario, mucho mejor. Ello nos permitirá conocer su forma de conducir y cómo ésta ha podido afectar al vehículo: si realiza los cambios con rapidez, si exige mucho al motor o si trata de disimular problemas del coche.

Por otra parte, una vez comprobado el estado mecánico, es igualmente importante asegurarnos de su situación legal. El vendedor debe facilitarnos una fotocopia de su D.N.I., el Permiso de circulación, los recibos del Impuesto sobre vehículos de tracción mecánica de los últimos cinco años y, si el coche tiene más de cuatro años, el justificante de haber pasado la Inspección Técnica de Vehículos, así como un contrato de compra-venta debidamente cumplimentado.

Golf II en exposición

Golf II en exposición

Tampoco está de más ir a la Jefatura de Tráfico para informarnos de posibles multas pendientes, embargos o reservas de dominio (éstas existen cuando el coche aún no está del todo pagado).

En cualquier caso, comprar un coche usado siempre es una aventura y, probablemente, los mejores consejos sean la calma, la precaución y el sentido común.

Fotos: Volvo: Filnik en Wikipedia | Golf: Docorreas en Wikimedia

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...