Consejos para comer sano

En varios artículos anteriores, hemos hablado de distintas enfermedades. Y una de las recomendaciones que hacíamos para prevenirlas era llevar una dieta sana. Por ello y para facilitar poder hacerlo, en este artículo brindamos algunos consejos prácticos.

Desde este blog hemos hablado en muchas ocasiones sobre distintas enfermedades. Y, para prevenirlas, una de las principales recomendaciones que proponíamos era comer sano. Por ello y con objeto de facilitar una orientación, pronpondremos algunos consejos para llevar una dieta sana.

El agua es esencial para el organismo

El agua es esencial para el organismo

La primera pauta que debemos tener en cuenta es que el número de calorías que necesitamos depende de nuestro peso, nuestra altura y nuestra actividad –no necesita el mismo número de ellas un administrativo, que está sentado todo el día, que un pescador, por poner un ejemplo-. Las calorías son las que nos proporciona la energía para nuestra actividad diaria, pero su exceso se acumula en forma de grasa. Por ello, debe existir un equilibrio entre las que ingerimos y las que gastamos. La forma de contrarrestar su exceso es el ejercicio físico.

Por otra parte, realizar menos comidas al día no significa comer menos. Al saltarnos alguna comida, provocamos que el hambre sea mayor en la siguiente y comamos más cantidad. Por ello, se recomienda hacer cinco comidas al día: desayuno, comida y cena, con un tentempié a media mañana y otro a media tarde; y, en la medida de lo posible, respetar los horarios.

En lo que respecta a los líquidos, el agua es fundamental. Se puede vivir con poca cantidad de alimento, pero, sin agua, no sobreviviríamos más de cuarenta y ocho horas. Los médicos recomiendan beber dos litros de agua al día, con la debida separación, es decir, repartiéndolos durante ese tiempo. El agua puede sustituirse por tés o infusiones.


En cuanto a los nutrientes sólidos, éstos deben ser variados, pues todos son necesarios. Las frutas y verduras son fundamentales, así como los lácteos. Pero éstos últimos es mejor que sean desnatados y que contengan calcio y vitamina D.

La alimentación debe ser variada

La alimentación debe ser variada

Las carnes, mejor magras –pavo, pollo, conejo, etc- que rojas y hechas a la plancha, pues así se reduce el consumo de grasas.

El pescado debe tomarse con frecuencia y el azul –salmón, sardina, atún, etc- es rico en Omega 3, que genera colesterol bueno y elimina el malo. Los cereales, como el arroz, y las legumbres son también muy importantes.

Asímismo, debemos huir de los platos precocinados y de pizzas y hamburguesas. No pasa nada por tomarlas alguna vez, pero nuestra dieta no puede basarse en ellas. El aceite debe ser de oliva y crudo, no en fritos, y su dosis recomendada es de una cucharada sopera al día. Por su parte, el pan no es malo en sí mismo, pero incita a tomar salsas poco beneficiosas. Por último, el vino tinto con moderación –un vaso o dos al día- es beneficioso, pues esta uva contiene tanino, bueno para el organismo.

Con estas ideas generales, contribuiremos a llevar una dieta equilibrada y el organismo nos lo agradecerá. Por supuesto, no pasa nada si un día hacemos un exceso. Lo malo es hacerlos todos los días.

Fotos: Vaso de agua: Zinnmann en Wikipedia | Alimentos: Abigail Alderate en Wikipedia

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...