Consejos para ahorrar energía en casa

Ser ecologista está de moda. Hay personas que los son de verdad, honestamente, otros por aprovecharse y un tercer grupo dice serlo pero no lo pone en práctica. Una buena forma de demostrar nuestro ecologismo es empezar por ahorrar energía en nuestra casa. Para ello, en lo que respecta a la electricidad, brindamos unas sencillas pautas que, además, nos permitirán ahorrar dinero.

 

Ser ecologista está de moda. Pero, al igual que hay personas honestas que se lo toman muy en serio, existen otros que lo son sólo por interés, para medrar y vivir sin esfuerzo. Igualmente, hay un tercer grupo constituido por aquéllos que presumen de serlo, pero luego, en sus casas, derrochan energía a todo tren.

Bombilla de bajo consumo

Bombilla de bajo consumo

Por ello, si de verdad tenemos conciencia ecológica, debemos empezar por demostrarlo. Y, para ello, no existe mejor manera que comenzar el ahorro de energía por nosotros mismos, en nuestra casa.

Además, en medio de la brutal crisis económica que estamos atravesando y al precio que nos cuesta el abastecimiento -que es el que a las eléctricas les da la gana, ante la pasividad, cuando no abierta complicidad de los gobiernos- no nos vendrá mal ahorrar unos cuantos euros a la vez que cuidamos el planeta.

Por todo ello, mostraremos unos sencillos consejos domésticos que nos permitirán reducir nuestro consumo de energía eléctrica. Aparte de instalar en nuestra casa energías renovables, como por ejemplo la solar, circunstancia que no está al alcance de todos los bolsillos, hay una serie de estrategias más económicas que podemos poner en práctica.


La electricidad, al menos en España, ha subido muchísimo. Para gastar menos, es recomendable sustituir las bombillas normales por las de bajo consumo, que son más caras pero tienen una duración ocho veces superior y gastan un setenta y cinco por ciento menos.

Asímismo, debemos controlar el uso de la luz: muchas veces, estamos en una habitación y, además de esa lámpara, tenemos encendidas otra u otras dos de habitaciones en las que no hay nadie; por ello, al salir de una estancia, debemos apagar siempre la luz. También es recomendable utilizar el lavado en frío de la lavadora, pues consume menos energía. Y, a la hora de secar, podemos tender la ropa en vez de usar la secadora.

Placas de energía solar

Placas de energía solar

Por otra parte, en invierno, para optimizar el rendimiento de la calefacción, es conveniente mantener la casa bien aislada del exterior, ya que por las rendijas se escapa mucho del calor que ésta produce. Y lo mismo sucede en verano con el aire acondicionado. En este sentido, la casa no necesita estar ni demasiado caliente ni demasiado fría. Las temperaturas más saludables son veintiún grados centígrados en invierno y veinticinco en verano. Y el aire acondicionado evaporativo consume un noventa por ciento menos que el refrigerativo.

Siguiendo estos sencillos consejos, no ahorraremos una gran fortuna, pero, sin duda, veremos que nuestra factura de electricidad no se dispara y contribuiremos a cuidar el planeta, que falta le hace.

Fotos: Bombilla de bajo consumo: BetacommandBot en Wikipedia | Placas de energía solar: Lasigro en Wikimedia

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...