¿Cómo hacer una huerta en la terraza o balcón?

Veamos en Aprender Gratis cómo tener nuestras propias plantas aromáticas y cultivos en el balcón o terraza, con algunos componentes básicos, un poco de cuidado y otro tanto de paciencia.

aromaticas

Tener un pequeño huerto orgánico en nuestro balcón o terraza es posible

El otro día veíamos en Aprender Gratis algunas indicaciones para poder sembrar semillas de espinaca, en esta ocasión compartamos algunas directrices básicas para tener nuestra propia huerta en el balcón o terraza, que aunque no tengamos un gran jardín ni parque, se trata de un espacio ideal para para tener algunas hortalizas, hierbas aromáticas e incluso pequeños árboles frutales.

Los requisitos básicos para tener una pequeña huerta orgánica son macetas, de distintos tamaños, tierra de buena calidad, semillas (o almácigos) y suficiente sol -al menos unas 6 horas por día-. La idea será también respetar los tiempos de cada cultivo y no utilizar sustancias tóxicas, sino obtener nuestros propios alimentos, sanos, naturales y orgánicos.

Pues bien, veamos algunos consejos básicos: entre todos los cultivos, los más frecuentes y fáciles de mantener son los tomates (así como tomates cherry), pimientos, rabanitos, rúcula y lechuga. Si recién te inicias, lo mejor será comprar la planta ya crecida, sino podrás sembrar tu propia semilla y hacer tus almácigos, pero ya requerirá de más tiempo y paciencia.

El elegir la maceta apropiada para el cultivo, será también esencial: de forma general, se debe verificar que tenga un tamaño adecuado para cuando alcance su madurez. La profundidad debe ser, como mínimo, de unos 30 a 40 centímetros, y deberá tener orificios de salida para que drene el exceso de agua del riego. Se pueden reciclar recipientes grandes o cajones de fruta (muy propicios, sólo deberás cerrar los espacios con otras maderas).

El auxilio de palos o tutores, o incluso de alambres, será necesario durante el proceso de crecimiento de la planta, ya que necesitan enredarse o sostenerse en algo para seguir expandiéndose, sobre todo, variedades como los tomates, o judías y porotos.

En cuanto al riego, que sea frecuente: en invierno varias veces a la semana, pero en verano deberá ser a diario -sin ahogar-. Tampoco olvides abonar la tierra, que deberá ser siempre fértil y de calidad. De todos modos, la recomendación generalizada es la de usar compost, o mezclada con tierra.

Un consejo es colocar en el fondo de los recipientes una capa de piedritas y un aislante sobre estas para que no se escape la tierra o compost que pongamos encima.

Finalmente, a modo de guía, veamos qué se puede cultivar, según la época del año: en primavera – verano, será el turno de las verduras de hoja verde como las acelgas y lechuga, o de las berenjenas, tomates, calabaza y zapallitos, mientras que en otoño – invierno, también se pueden cultivar acelgas, lechuga y espinacas, pimientos, ajo, entre otros.

Foto orgazmika en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...