Cómo hacer un puzzle

Este post te ofrece ocho consejos para poder hacer un puzzle sin que te cueste demasiado. No obstante, la paciencia es algo fundamental que debes aprender si no la tienes.

La paciencia siempre será tu máximo aliado.

Seguro que tienes varios puzzles en casa regalados por algún familiar en varias Navidades pero no te atreves ni a abrir la caja. El miedo y la pereza a hacer un rompecabezas es tan desmotivante que incluso ni los empezamos, los dejamos a mitad o los devolvemos. Pues bien, con este post queremos que seas más valiente dándote una serie de ocho consejos para que logres montarlos y lucirlos en la pared de tu cuarto.

1.- En primer lugar, tienes que seleccionar las piezas del borde del puzzle. Esto es lo más sencillo ya que son aquellas que tienen un lateral plano (dos en caso de las esquinas). Dado que el porcentaje de este número de fichas es bastante escaso, te costará encontrarlas pero es un paso imprescindible para que luego sea fácil montarlo ya que te servirá de guía.

2.- El siguiente paso es no perder la paciencia. Un puzzle no se hace sólo colocando piezas en su orden, primero hay que clasificarlas por colores y texturas. Para ello, debes tener muy presente la imagen de muestra que viene con el puzzle. Aunque a primera vista las zonas puedan estar poco diferenciadas, el tono y saturación de cada pieza te servirá para separlas.

3.- Seguimos teniendo paciencia y clasificando las piezas. En el caso de que tengas un puzzle muy grande (1500 o 2000 piezas) es recomendable también que las separes por forma. De ese modo, cuando busques un saliente o entrante concreto te servirá de ayuda tenerlas desmarcadas. Por ejemplo en un grupo todas las piezas con dos salientes opuestos y dos entrantes opuestos, piezas con tres entrantes y un saliente etc.

4.- Ya empezamos y no por un lateral o por las esquinas, sino por las zonas donde hay formas y cambios de color más pronunciados. Un ejemplo sería la línea del horizonte entre el mar y el cielo o el contorno de letras, en caso de que las haya.

5.- Atendiendo al criterio anterior, es recomendable buscar las piezas con formas más abstractas o exageradas, es decir, que tengan salientes o entrantes raros para encontrar fácilmente donde encajan.

6.- Gran importancia de los patrones. También es caso de suerte y de puzzles de la misma marca. La cosa consiste en que hay posibilidad de que las piezas que sigan un puzzle y otro tengan el mismo patrón de corte. De esa forma, se puede montar uno encima de otro que ya esté hecho fijándose en la forma de las piezas. Para descubrirlo, los bordes o marco te servirán de gran ayuda.

7.- Por lo general, en el borde entre dos patrones hay piezas con formas más raras porque se han ‘forzado’ a que coincidan. El tener separadas estas piezas (que serán pocas) te puede servir para tener una hilera de piezas colocadas que ayudará a seguir montando el resto.

8.- Incidimos de nuevo en la paciencia, que te servirá para ir probando las piezas de una en una y no perder los nervios.

Fuente / puzzletron

Foto / jhritz

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...