Cómo hacer un marco de fotos con conchas marinas

Si somos aficionados a las manualidades, ahora que llega el verano es un buen momento para hacer acopio de caracolas y conchas marinas, que son un excelente material para realizarlas. Los límites los pone nuestra imaginación. Aquí explicamos cómo hacer un marco de fotos decorativo con ellas.

Si, ahora que llega el verano, vamos a ir de vacaciones a la costa, es un buen momento para hacer acopio de conchas y caracolas marinas con las que podremos realizar manualidades a nuestro regreso.

De este modo, quizá consigamos aminorar la nostalgia del mar cuando tengamos que volver a casa. Además, los trabajos con estos materiales siempre quedan bonitos y decorativos. Una simple caracola es un excelente adorno para darle a una estancia ambiente marinero.

Foto de unas conchas marinas

Las conchas marinas son un excelente material para realizar manualidades.

Son muchas las manualidades que se pueden realizar con conchas, depende de nuestra imaginación lo que podamos hacer. En nuestro caso, nos proponemos decorar un marco de fotos liso con ellas.

Lo primero que debemos hacer para que nuestro trabajo quede más decorativo es limpiar bien las conchas: eliminar la arena -si tiene incrustaciones, podemos utilizar agua, jabón y un cepillo duro o dejarlas a remojo en agua caliente- y luego pulirlas por fuera.

A continuación, les sacaremos brillo. Para hacerlo, puede bastar un paño seco pero también podemos aplicarles una capa de vaselina o aceite mineral e incluso, mejor aún, darles un baño de laca o barniz. No obstante, en el caso del barnizado, pueden perder parte de su color natural.

Seguidamente, tomamos un sencillo lienzo de pintor en blanco -su tamaño depende del que queramos que tenga nuestro marco o la foto que vamos a colocar en él- y lo limpiamos bien. Medimos la distancia que va a ocupar el marco en cada lado del lienzo y trazamos unas rayas con un lápiz.

Por ejemplo, pongamos que nuestra intención es hacer un marco de quince centímetros. Entonces mediremos en cada lado esta distancia desde los bordes y trazaremos una línea recta que lo señale.

De esta forma, a la hora de pegar las conchas, no nos saldremos del espacio destinado al marco y podremos colocar la foto central sin problemas.

El siguiente paso es seleccionar las conchas que sean más lisas para que peguen bien. Así, por ejemplo, las más grandes encajan mejor en la parte externa de las esquinas.
Y, por último, solamente nos resta ir pegando las conchas dentro del espacio existente tras las rayas que hemos trazado. Hace falta un poco de paciencia pero el resultado seguro que merece la pena.

Finalmente, en el centro de nuestro marco, situamos la foto, pintura o dibujo que hayamos elegido para él y nuestra obra ha concluido. Como vemos, se trata de una manualidad muy sencilla.

Fuente: Guidewhois.com.

Foto: Conchas marinas: Ceasol en Flickr.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...