Cómo convertir un calcetín en un títere

Los muñecos en general y los títeres en particular les gustan mucho a los niños pequeños. Por ello, realizarlos con nuestros hijos es un buen entretenimiento, sencillo y que estimulará su imaginación y su creatividad. Para ello, basta un calcetín y unos pocos materiales más. Aquí explicamos los pasos a seguir.

Cualquier tipo de muñeco fascina a los niños más pequeños pero, ante una representación de títeres, se quedan absortos y encantados. Entre todas las actuaciones que se pueden hacer para ellos, es una de las que más les gustan.

Por ello, una actividad interesante para realizar con ellos es hacer títeres. Con ello, no sólo conseguiremos que lo pasen bien, sino que, además, estimularemos su capacidad creativa y artística. Y, como lo importante es la imaginación, tampoco necesitaremos muchos materiales.

Foto de unos títeres

Unos títeres realizados con calcetines.

Es más, con un simple calcetín –mejor blanco para poder dibujar sobre él-, unas tijeras, rotuladores, unas cartulinas, pegamento y un poco de hilo, tendremos todo lo necesario para crear graciosos títeres que luego podremos utilizar para brindarles nuestra propia representación escénica.

Lo primero que tenemos que hacer es ponerle los ojos a nuestro títere. Para ello, podemos utilizar los de un muñeco viejo que nuestro hijo ya no use o crearlos nosotros mismos de una forma muy sencilla: tomamos la cartulina, cortamos dos trozos ovalados y dibujamos dentro de ellos los ojos, pegándolos en la parte superior del calcetín.

Con objeto de que no nos queden ni muy altos ni muy bajos, ponemos éste en la mano y calculamos su altura para pegarlos en el lugar adecuado.

A continuación, con el rotulador, dibujaremos la nariz y la boca con diferentes colores lo más reales posible (por ejemplo, los labios con rotulador rojo y los dientes con uno negro haciendo unas rayas en el interior de la boca). Tampoco es necesario que nos salga muy exacto, pues, como decíamos la imaginación es lo que cuenta.

El siguiente paso es colocarle el pelo a nuestro títere. Para él, podemos utilizar hilos de color o, aún más gracioso, ponerle unos trozos de una fregona vieja que tengamos por casa, con lo que quedará una abundante cabellera que lo hará más divertido.

Si vamos a realizar una representación, tenemos que hacer más de un títere para que dialoguen y se peleen entre ellos. Por eso, lo idóneo es utilizar calcetines de distintos colores y darles formas distintas al dibujarlos y ponerles el pelo. Incluso, en la parte inferior del calcetín, podemos dibujarles un traje para completar nuestro trabajo.

Una vez hecho todo esto, podemos iniciar nuestra representación teatral para nuestros hijos. Seguro que se lo pasarán muy bien viendo en acción a los muñecos que ellos mismos han ayudado a crear con sus propias manos.

Fuente: Comohacer.org.

Foto: Títeres: Barcar en Fotopedia.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...