Cómo conservar las flores frescas y con vitalidad una vez cortadas

Las flores son tan hermosas que un sencillo ramo de cualquiera de ellas decora por sí solo una estancia. Pero, cuando ya están cortadas, se marchitan con más rapidez de la que quisiéramos y se quedan mustias. No obstante, con unos sencillos trucos podemos mantenerlas frescas por más tiempo. Aquí los explicamos.

Indudablemente, las flores tienen una belleza extraordinaria y son un bonito regalo. Pero, desgraciadamente, una vez cortadas, se marchitan pronto. A los pocos días de recibir un ramo y colocarlo en un jarrón con agua, suelen tener ya un aspecto mustio.

Es lógico, pues las flores una vez se han cortado de sus raíces mueren. Sin embargo, existen algunos trucos que podemos poner en práctica para ralentizar su degeneración y que conserven su lozanía por más tiempo, prolongando así su efecto decorativo.

Foto de un ramo de flores

Un bonito ramo de flores

En primer lugar, es muy importante que el ambiente sea adecuado. Tenemos que evitar que les dé el Sol directamente así como las corrientes de aire y las temperaturas elevadas. Igualmente, los ambientes secos marchitan las flores.

También es recomendable cambiar el agua del jarrón todos los días. Además, cuando lo hagamos, conviene lavarlo bien y cortar un poco los tallos. Si la temperatura es alta, también podemos utilizar un vaporizador para humedecer las flores a lo largo del día y que estén más hidratadas.

En este sentido, si hacemos un corte a lo largo del tallo de unos dos centímetros y medio, conseguiremos aumentar el poder de absorción de agua de la flor y con ello mejoraremos su vitalidad.

Asímismo, cuando cambiemos el agua del jarrón, podemos echar en ella conservante floral para evitar que proliferen bacterias. La aspirina que también suele utilizarse es igualmente válida pero resulta más cara.

Es también recomendable cortar el follaje que acompaña a las flores, especialmente el que queda por debajo del nivel del agua. Y, algo curioso, no es bueno que el jarrón se encuentre cerca de frutas u hortalizas. Ello se debe a que, cuando éstas maduran, desprenden gas etileno que perjudica a las flores (lo mismo ocurre con el humo del tabaco).

Por otra parte, los capullos de las flores tienden a encorvarse casi siempre. Ello puede deberse a que tienen burbujas de agua en sus tallos. Para corregirlo, procederemos a cortarlos, introducir cada tallo durante media hora en agua tibia y, a continuación, sin sacarlo de ella y con mucha suavidad, tratar de enderezarlo con las manos. Luego lo devolveremos al jarrón. Es una operación que requiere cierta pericia pero da resultado.

La flores, una vez han sido cortadas, terminan por marchitarse y contra la Naturaleza nada podemos hacer pero, si seguimos estos sencillos consejos, al menos, conseguiremos que duren más tiempo frescas y bonitas decorando nuestra casa.

Fuente: Infojardín.

Foto: Ramo de flores: Luz en Arte y Fotografía.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...