Cómo apagar un incendio

Si debemos enfrentarnos al desafío de apagar un incendio, lo mejor es detenernos un segundo y reflexionar. Esto nos permitirá hacer un análisis de la situación y ver si estamos en condiciones de acometer la tarea o si debemos pedir ayuda.

Probablemente alguna vez nos enfrentemos a un incendio y en un instante tengamos que decidir si lo atacamos o salimos corriendo.

Si nuestra reacción no nos pone a correr desesperadamente, conviene tener en cuenta algunos consejos antes de encarar la tarea de apagarlo. Primero que nada es fundamental efectuar una buena evaluación de la situación para saber si estamos en condiciones de acometer la tarea o si debemos pedir ayuda profesional en forma urgente.

Si lo que se incendia es un cubo de basura y tenemos unos baldes o una manguera cerca, desde luego no molestaremos a los bomberos pero, sin embargo, si estamos en un día de campamento, con algo de viento y un fuego incipiente en una zona de pastizales algo secos, pues, lo primero es dar parte a los bomberos pues este tipo de incendios suele salirse de control rápida e impredeciblemente, al menos para los que no tenemos experiencia.

Otro tema a analizar inicialmente es el origen del fuego ya que de ello depende la elección de los elementos que utilizaremos para combatirlo. Si se trata de un incendio provocado por un mal funcionamiento eléctrico, lo primero es desconectar la fuente de alimentación, para luego controlarlo utilizando los matafuegos adecuados. Si el fuego es provocado por aceite ardiendo jamás hay que utilizar agua ya que la misma sólo provoca que se derrame aún más el aceite y se propague el fuego. En estos casos, lo más conveniente es sofocarlo con arena o alguna otra sustancia similar.

En caso de fuegos al aire libre, la evaluación inicial es clave porque nos permite analizar el grado de riesgo de propagación, si es una zona seca de pastizales altos, por ejemplo. Además, el viento nos dirá hacia que lado se efectuará la propagación y podremos entonces anticiparnos, haciendo un cortafuegos con una pala o alguna herramienta similar que nos permite sacar la maleza y dejar sólo la tierra en una buena franja. Generalmente, con esto basta para frenar totalmente el avance de las llamas.

En todos los casos es conveniente determinar claramente una vía de escape en caso de que la situación se vaya de control. Además, hay que pedir ayuda si estamos solos a otras personas, no sólo para colaborar, sino para que estén presentes en caso de que suframos algún percance y sea necesario dar aviso.

Es importante tener en cuenta que lo mejor siempre es la prevención. Si estamos disfrutando de un día de campo y tenemos que hacer un fuego, limpiemos el área alrededor, bajemos el extinguidor del auto y tengámoslo cerca y no perdamos de vista nuestro fuego hasta que debamos apagarlo.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 1,00 de 5)
1 5 1
Loading ... Loading ...