Aprende a prolongar la vida de la tarjeta de memoria de tu cámara digital

Con la llegada de la tecnología digital, los viejos rollos de película han sido sustituidos por modernas tarjetas de memoria mucho más prácticas. Sin embargo, una mala utilización de éstas puede hacernos perder imágenes grabadas e incluso dañar la cámara. Aquí explicamos cómo prolongar la vida de estas tarjetas.

 Con la llegada de la tecnología digital, los viejos rollos de película que traían las antiguas cámaras de fotos han pasado a la historia y, con ellos, las molestias y los gastos al tener que revelarlos.

Su sustituto han sido las tarjetas de memoria que, si bien en principio tenían una capacidad de almacenamiento pequeña, hoy día lo han aumentado exponencialmente hasta llegar a tener cabida para cientos de imágenes. Además, cuentan con la ventaja añadida de que nos permiten transportar datos de un ordenador a otro.

Foto de una cámara digital con su batería y su tarjeta de memoria

Cámara digital con su batería y tarjeta de memoria extraidas

Sin embargo, un mal uso de estas tarjetas de memoria puede deteriorarlas prematuramente y, con ello, hacernos perder muchas fotos que pudiéramos tener almacenadas en ellas.

Por todo ello, brindamos unos sencillos consejos que nos permitirán alargar la vida de nuestras tarjetas y con ello ahorrar el dinero que nos costaría cambiarlas.

En primer lugar y aunque parezca una obviedad, es necesario tener cuidado a la hora de introducir la tarjeta en nuestra cámara.

Sus conectores son piezas delicadas y sólo admiten un sentido de inserción de aquélla. A diferencia de otros instrumentos, no funcionan a presión y, por ello, si hacemos fuerza no sólo conseguiremos estropear la tarjeta sino que incluso podemos inutilizar definitivamente la ranura de la cámara.

En segundo lugar, es importante sustituir la batería antes de que se acabe. Si ésta se agota en el momento en que se está grabando en la memoria flash, la foto no se almacenará o lo hará defectuosamente. Incluso, en el peor de los casos, el sistema de ficheros de la propia tarjeta puede llegar a estropearse.

Por tanto, en caso de que la cámara nos advierta de que la batería se está terminando, lo mejor es dejar de usarla hasta que podamos poner una nueva.

Por otra parte, aunque los expertos indican que las memorias de almacenamiento no se ven influidas negativamente por los detectores y escáneres de los aeropuertos, siempre es mejor llevar la cámara en el maletín de mano, puesto que los utilizados para los equipajes poseen mayor potencia y, por tanto, niveles más elevados de radiación, con lo que, quizá, no sean tan inofensivos.

En cualquier caso, siempre que hayamos realizado una serie de fotos que queramos conservar, lo mejor es realizar copias de seguridad. Y ello no sólo porque –por muy bien que la cuidemos- nuestra tarjeta puede fallar, sino también porque pueden robarnos la cámara.

Fuente: Dzoom.

Foto: Cámara digital: Wicho en Flickr.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...