Aprende a fabricar una lámpara de lava casera

Una lámpara de lava es un bonito objeto decorativo que, además, proporciona a la estancia donde se encuentre una sensación de calidez muy relajante. Aunque pueden comprarse en cualquier tienda de iluminación, también podemos fabricarla nosotros mismos de forma muy sencilla. Aquí explicamos cómo hacerlo.

Una lámpara de lava es un objeto decorativo de origen reciente que resulta muy apropiado para crear ambientes íntimos y tranquilos que ayudan a relajarse. Resulta muy adecuada para proporcionar calidez a una habitación.

Todos hemos visto alguna. Consiste en un recipiente en el que coexisten dos o más líquidos de densidades distintas que, mediante un mecanismo eléctrico, se encuentran en movimiento conformando diferentes composiciones.

Foto de una lámpara de lava

Una bonita lámpara de lava

Hoy día, pueden comprarse en cualquier tienda de lámparas pero, si no queremos gastar dinero o, simplemente, nos gusta realizar nuestras propias manualidades, podemos fabricarla nosotros mismos del modo más sencillo.

Para ello, necesitaremos una simple botella transparente usada, colorante, una tableta de alka-seltzer (medicamento muy común que se utiliza para combatir la acidez de estómago), aceite vegetal, agua, un tapón para la botella, una base para la que podemos usar una lata grande y una luz normal.

Lo primero que tenemos que hacer es lavar bien la botella para eliminar impurezas de su antiguo contenido que pueden perjudicar el juego de movimientos y colores que deseamos que el objeto realice.

Después, la llenamos con el agua, el colorante y el aceite. La proporción es tres cuartas partes de aceite y el resto con un poco del colorante y agua.

Seguidamente, cortamos la tableta de alka-seltzer en ocho pedazos y echamos uno de ellos en la botella. Veremos que comienza a burbujear. Tras esperar a que pare, introducimos otro trozo del medicamento y repetimos el mismo proceso hasta echar todos los pedazos.

Cuando haya dejado definitivamente de hacer burbujas, sellamos la botella con el tapón y la balanceamos hacia adelante y hacia atrás. Comprobaremos que ya comienza a parecerse a una lámpara de lava.

Nos queda fabricar la base. Cortaremos la lata a la mitad e introduciremos la luz por su parte inferior, de tal modo que ésta quede encerrada y solamente ilumine hacia arriba.

Tan sólo nos resta ya colocar la botella sobre la luz, cuidando de que quede bien firme y sujeta  para terminar nuestro trabajo. Veremos que aparece esa mezcla de colores y movimientos que hacen tan singular este elemento decorativo.

Esta es una sencilla forma de fabricarla pero existen otras muchas. Una última recomendación: cuanto más bonita sea la forma de la botella que utilicemos, más decorativa quedará nuestra lámpara de lava y mejor efecto hará en el conjunto de la habitación donde la instalemos.

Fuente: Wikihow.

Foto: Lámpara de lava: Pajo 3000 en Flickr.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...