La Cámara de Sarawak, una mansión para el hombre prehistórico

La Naturaleza es capaz de hacer monumentos que el Hombre no puede igualar. Uno de ellos es la Cámara de Sarawak, una enorme cueva subterránea de setecientos metros de longitud, cuatrocientos de anchura y cuarenta de altura situada en el Parque Nacional de Gunung Mulu, en el estado malasio de Borneo.

Es indiscutible que la propia Naturaleza produce monumentos que resultan inigualables para el ser humano. Ninguna catedral gótica o mansión real pueden compararse a algunas construcciones de aquélla, que, además, se encuentran en los lugares más insospechados.

Foto de la entrada a la cueva

Entrada a la Cámara de Sarawak

Buena muestra de todo ello es la conocida como Cámara de Sarawak o ‘cueva de la buena suerte’, situada en el Parque Nacional de Gunung Mulu, en el estado malasio que da nombre a la cámara. Patrimonio de la Humanidad, este lugar se encuentra dominado por un monte de arenisca de 2337 metros de altura bajo el cual se halla un laberinto de cuevas subterráneas muchas de ellas aún sin explorar.

Se trata de una enorme superficie de cincuenta y dos mil hectáreas con diecisiete zonas diferentes de vegetación que lo convierten en un extraordinario patrimonio natural, especialmente en lo que se refiere a sus palmeras, con ciento nueve variedades distintas.

Fue descubierta en 1981 por tres espeleólogos ingleses –Andy Eavis, Checkley Dave y Tony Blanco– que se hallaban en ese parque inspeccionando algunas cuevas recién halladas. Casualmente, se encontraron con una entrada desconocida hasta entonces y, al penetrar por ella, se vieron en una cámara cuyo tamaño era tan enorme que sus lámparas no alcanzaban a iluminar su final.


Más tarde, regresaron con los equipos precisos y pudieron contemplar toda su inmensidad: setecientos metros de largo, cuatrocientos de ancho y setenta de altura. Para hacernos una idea, en ella cabrían diez aviones del modelo Jumbo en línea.

Se trata del mayor espacio cerrado conocido en la Tierra, título que le ha arrebatado a la no menos espectacular Gran sala de Carlsbad, ubicada en el Parque Nacional de Cavernas, en Nuevo México.

Foto del acceso a la cueva

Otra vista del acceso a la Cámara

Aparte de su aislamiento, la explicación a que no se hubiese encontrado hasta ahora debe buscarse en la dificultad de acceso que presenta, ya que, junto a elevadas cornisas, en otros tramos es preciso sumergirse en el agua para seguir adelante. Pero, sin duda, el descubrimiento ha merecido la pena a estos intrépidos espeleólogos.

Según los expertos, la formación de esta enorme oquedad se debe a dos circunstancias: la primera es la elevación del suelo hace varios millones de años y la segunda la erosión de la piedra caliza. La confluencia de ambas habría dado lugar a tan gigantesco recinto.

En cualquier caso, la mayoría de nosotros debemos conformarnos con ver la Cámara de Sarawak en fotografía, pues llegar hasta ella está al alcance de muy pocos elegidos.

Fotos: Entrada a la Cámara de Sarawak: Teen Wolf en Flickr | Acceso a la Cámara: Eugenethephotobug en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...