Torpedo, el pez eléctrico

El Reino animal es apasionante y muy curioso, sobre todo en lo que respecta a las capacidades defensivas de las especies. Por ejemplo, el pez torpedo o ‘raya’ es capaz de emitir una potente descarga eléctrica -de hasta doscientos veinte voltios- para defenderse cuando es atacado.

La Zoología, además de apasionante, es muy curiosa. Resulta extraordinario comprobar como las distintas especies poseen en su organismo capacidades excepcionales. Y, entre éstas, quizá las más singulares sean sus armas defensivas. Por ejemplo, el calamar, al verse atacado, suelta tinta para desconcertar a su agresor.

Pero hay otros muchos casos. El puercoespín eriza sus púas para defenderse o la tortuga posee un duro caparazón en el que introducirse. En fin, los ejemplos serían numerosísimos.

Foto de un pez torpedo

Un pez torpedo o 'raya'

Pero uno de los más curiosos es el del pez torpedo, popularmente conocido como ‘raya’, que, cuando es atacado, emite descargas eléctricas de hasta doscientos veinte voltios y un amperio. Esta propiedad, además, actúa no sólo como arma defensiva, sino también le sirve para cazar a sus presas.

El torpedo pertenece a la familia de los Torpedinidae y al género de los elasmobranquios torpediniformes. Su cuerpo es aplastado, en forma casi circular y con una sólida cola. Suele medir unos setenta centímetros de longitud, aunque algunas especies, como el nobiliana pueden alcanzar los ciento ochenta. Vive en fondos marinos constituidos por arena o fango y, a veces, a grandes profundidades.


Se han documentado veintidós especies de este animal, que se diferencian, fundamentalmente, por el color de las manchas de su cuerpo. Puede hallársele en todos los mares templados. En el Mediterráneo, por ejemplo, existen dos especies: el citado nobiliana y la llamada tremielga.

Sus hábitos son nocturnos, momentos en los que sale a cazar sus presas. Suelen ser éstas moluscos, crustáceos y peces pequeños a los que aturde con una descarga eléctrica para capturarlas y, más tarde, engullirlas enteras. Durante el día, permanece enterrado en la arena, confundiéndose con ella.

Foto del Mediterráneo

El mar mediterráneo -en la foto a la altura del cabo de Gata- alberga dos especies de pez torpedo

Se trata de animales vivíparos, es decir, que gestan a sus crías para luego dar a luz. Sus embarazos duran de siete a diez meses y, en cada parto, pueden nacer hasta treinta y dos crías, que miden unos diez centímetros.

Por demás curioso resulta contemplar como se defiende el pez torpedo. Cuando es atacado, huye pero, sí su perseguidor insiste, se revuelve mostrando su parte ventral –donde se encuentran las células musculares que producen la descarga eléctrica– y electrocuta a su enemigo, que generalmente queda atontado.

No menos singular resulta el hecho de que los romanos –conocedores del animal y sus propiedades eléctricas- los utilizasen para tratar algunas enfermedades como el reuma.

Fuente: Mare nostrum.

Fotos: Pez torpedo: Philippe Guillaume en Flickr | Mediterráneo: Pake en Arte y fotografía.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...