¿Quién fue el inventor del CD?

James T. Russell es conocido por haber sido el inventor del CD, o al menos de lo que sirvió para dar forma al formato.

Reproductor de CD

El CD, aunque en la actualidad ha sido sucedido por formatos de disco posteriores, como el DVD y el Blu-ray, sigue estando en la memoria colectiva y tiene una importancia notable. Por eso es interesante saber que su origen se debe agradecer al inventor americano James T. Russell, que nació en 1931 en Washington y que tuvo un papel fundamental en la creación de este formato. No está reconocido como su inventor, pero sí se le denomina de esta manera.

Fueron varios los inventos a los que dio forma Russell a lo largo de su trayectoria, pero lo que formuló sobre un formato de grabación digital óptica se produjo en el año 1965. En años posteriores registró varias patentes sobre el tema y fabricó prototipos que le ayudaron a demostrar el concepto que tenía en mente desde tiempo atrás. Su idea era lograr dejar atrás los problemas relacionados de manera habitual con los reproductores de discos de vinilo.

Si bien hay muchos aficionados a la música que sienten mucho cariño por el vinilo, especialmente por lo clásico que resulta el método de reproducción, a Russell nunca le gustó el sonido que hacía la aguja mientras reproducía la música. Él quería poder disponer de un sistema más silencioso en este sentido y pensó que el láser era lo más adecuado.

En los 70 Russell mostró su idea y prototipos a decenas de empresas y su proyecto fue mencionado en todo tipo de publicaciones relacionadas con el sector de la tecnología. Si la época de Russell hubiera sido la actual, se habría convertido en uno de los grandes triunfadores de servicios como Kickstarter, de eso no nos cabe ningún tipo de duda. Al final sus ideas acabaron en manos de empresas que las perfeccionaron y las pusieron de manifiesto para dar forma al formato CD que conocemos hoy día y que ha sido fundamental para la evolución tecnológica.

Algunas de las primeras empresas en desarrollar el soporte de CD fueron Sony y Philips, quienes lo presentaron en décadas posteriores hasta la comercialización del formato de manera definitiva en la década de los años 80. El objetivo que se estipuló para el CD se encontraba en que tenía que contar con una capacidad que superara los 70 minutos de duración. Se había hablado sobre la importancia de esto para que, al menos, fuera posible alojar una de las composiciones más reconocibles de Beethoven, la novena sinfonía, que tiene una duración de 74 minutos.

Foto: WerbeFabrik

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...