¿Qué palabras tendríamos que saber con dos años?

Tendríamos que tener un vocabulario de 300 palabras donde se encontraría: “papá”, “mamá”, “bebé”, “hola”, “sí” y “no”, “leche”, “perro”, “gato”, “nariz”, “ojo”, “coche”, “zapato”, “pelota”, “galleta” y “agua”.

niños

Tener un bebé en la familia es un motivo de alegría ya que ofrece felicidad, dulzura, ternura y amor, sobre todo mucho amor. Se dice que cuánto más pequeño es el bebé más gracioso es y es que son muy pocas las palabras que puede decir y por lo tanto entenderse. Se limita a realizar sonido con la boca y alegrar el día a los presentes. Los primeros años de vida son los más importantes ya que es, a partir de aquí, cuando comienza a memorizar palabras de objetos o nombres de personas. Las primeras palabras de un bebé son las más esperadas por los recién papás que se les cae la baba con solo mirarlo.

No obstante, hay muchos bebés que hasta los 18 meses (dos años y medio) no comienzan a decir sus primeras palabras. No importa, hay niños que les cuesta más comenzar a hablar pero que luego, pasados los años, querrás que paren de hablar. Eso es ley de vida.

Pero, ¿sabemos que palabras tendríamos que decir cuando tenemos dos años? Un estudio realizado por Bryn Mawr College en Pennsylvania (Estados Unidos) ha publicado que a los dos años los niños han de manejar al menos 50 palabras de las que comparten 25 de ellas, independientemente del idioma que sea.

¿De qué palabras hablamos? Las palabras más esperadas son “papá” y “mamá”, seguido de “bebé”, “hola”, “sí” y “no”. Además, entre las cincuenta palabras deben incluirse: “leche”, “perro”, “gato”, “nariz”, “ojo”, “coche”, “gracias”, “zapato”, “libro”, “pelota”, “más”, “galleta”, “agua” y “sombrero”.

Según los expertos, lo mas aconsejable es que a los 24 meses los bebés dominen un total de 300 palabras, mientras que a los dos años y medio han de tener un vocabulario que acumule un total de 600 palabras. Parece complicado, pero no lo es. Además, con tres años o tres años y medio los pequeños de la casa ya pueden acudir a guarderías para jugar y conocer a nuevos niños y ampliar más el vocabulario.

Cuánto más pequeño sea el bebé más facilidad de retención y aprendizaje tendrá. Apuntar a un niño con tres años a un colegio bilingüe no es un locura, sino un gran acierto. Los niños retienen miles de palabras desde pequeños y saben cómo conjugar los verbos y lo que significan cuando son mayores. Puede ser que al principio se confunda de idioma, pero en un futuro no tendrán complicaciones y tendrán un idioma más en su saber. En el caso que prefieras una educación en un colegio español, hay mil maneras diferentes de poder practicar idiomas, desde acudir a una academia hasta aprender inglés en Inglaterra.

FUENTE/ muyinteresante

FOTO/ Pablozeta

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...