¿Qué nos explica la Biblia?

La Biblia es el libro más publicado, traducido y leído en el mundo entero. Pero es mucho más que eso: es el libro sagrado para cristianos y judíos, que lo consideran revelación divina, es decir, inspirado por Dios. Aquí explicamos sus diversas partes así como su contenido.

La Biblia es el libro más publicado y leído en el mundo, además de la obra que más veces ha sido traducida (se ha publicado en 2303 idiomas). De ella han bebido para inspirarse grandes escritores y filósofos de todos los tiempos.

Pero también –y esto es mucho más importante– se trata del libro sagrado para cristianos y hebreos.

Foto de un ejemplar de la Biblia del siglo X

Un ejemplar de la Biblia realizado en el siglo X

Etimológicamente, su nombre procede del griego antiguo y significa ‘papiro’. Y es que, originariamente, la obra estaba escrita en esta lengua, así como en hebreo y en arameo. Pero hasta nosotros ha llegado a través de sus traducciones al latín.

La Biblia es también la obra que más tiempo ha tardado en escribirse ya que, en su conjunto, su composición se extiende a lo largo de mil años (desde el 900 antes de Cristo hasta el 100 después de Jesucristo).

Realmente, la Biblia no es un libro sino un conjunto de ellos que se dividen en dos partes: el Antiguo Testamento y el Nuevo Testamento. El primero narra los orígenes del mundo y del hombre así como la historia de los hebreos y el segundo el nacimiento, muerte y resurrección de Jesús y su mensaje evangélico.

Para los creyentes, se trata de una obra eminentemente espiritual ya que la consideran escrita por inspiración divina. Por tanto, la toman como la principal fuente de la fe y de la doctrina cristianas.

En otras palabras, es lo que se denomina un libro ‘canónico’ por haber sido su contenido revelado por Dios a sus redactores.

Sería muy largo enumerar todas su partes pero, por su importancia, podríamos mencionar el Pentateuco, que contiene el Génesis u origen del mundo y primer libro de la Biblia, el Éxodo, el Levítico, el Deuteronomio –historia de Moisés y los Diez Mandamientos-, el Libro de Job o el de los Salmos, entre otros muchos, en el Antiguo Testamento.

Y, en el Nuevo, citaremos el Libro de los Hechos; los Evangelios, constituidos por los Libros de los Profetas –Mateo, Marcos, Lucas y Juan- y las Epístolas.

Pero, como toda gran obra, la Biblia presenta algunas polémicas que se han venido debatiendo durante mucho tiempo. Se trata de los Libros llamados apócrifos, es decir, que no pertenecen a la Verdad revelada por Dios y, por tanto, no debe incluirse en la obra en sí.

El problema surge porque judíos, católicos y cristianos no católicos, como diferentes religiones que son, tienen distintas valoraciones a la hora de considerar a un libro canónico –revelado por la Divinidad- o apócrifo.

En cualquier caso, la Biblia es una obra extraordinaria. Para los creyentes, por las razones apuntadas y, para los agnósticos, porque constituye una excepcional creación escrita y una de las fuentes de donde procede toda la Literatura.

Fuente. Linaje Escogido.

Foto: Biblia del siglo X: _Guu_ en Flickr.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...