¿Qué implica la reforma del Registro Civil para el apellido paterno?

Con el cambio en el registro civil el apellido paterno ya no va a ser el que predomine por encima del de la madre.

Apellidos paternos en España

El día 30 de junio entrará en vigor en España la reforma del Registro Civil y con ella se introducen una serie de cambios en especial en lo referente al apellido paterno. Si bien desde el año 2000 ya era posible los padres ya tenían la oportunidad de utilizar el apellido de la madre como primer apellido a través de una solicitud, ahora la ley cambia de nuevo.

Con este registro la pareja se tiene que poner de acuerdo sobre cuál de los apellidos es el que quieren que esté primero y cuál segundo. Tendrán un total de tres días desde el nacimiento del niño para tomar una decisión sobre el orden de los apellidos. ¿Qué ocurre si no se ponen de acuerdo? En ese caso será el registro civil el que tomará el protagonismo y el que decidirá cuál será el orden para esa nueva persona que acaba de venir al mundo.

En teoría dicen desde el registro que creen que no habrá complicaciones y que serán los propios padres los que tomarán la decisión, así que no esperan que tengan que intervenir de forma frecuente. Pero en nuestro caso creemos que están siendo demasiado optimistas y poco previsores con la serie de interminables discusiones que pueden comenzar a partir de ahora.

¿Cómo decidirá el orden de los apellidos el registro en el caso de que no haya acuerdo? Han dicho que tendrán en cuenta una serie de factores. Entre ellos se incluye el orden alfabético en los apellidos, la estética de los mismos en cuanto a su conjunto con el nombre que hayan elegido los padres o en el último de los casos se hará un sorteo para tomar la decisión. Suponemos que esto último terminará siendo frecuente.

En cualquier caso, la decisión del registro ha levantado ampollas y ha provocado discusiones variadas, sobre todo por dar autoridad al propio organismo para que tome una decisión como esta. A este ritmo llegará el día en el cual los padres que no se pongan de acuerdo por un nombre para su hijo tendrán que aguantarse y ver cómo es el propio registro el que lo elige por ellos. Y lo que puede sonar a exageración no hay que extrañar que se pueda terminar haciendo realidad. Por este motivo y otros similares los ciudadanos están a medio caballo entre la aceptación de la medida y el enfado por el poder que obtiene el registro sobre sus hijos.

Foto: PublicDomainPictures

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...