¿Qué disfraces podemos hacernos fácilmente para Halloween?

Os damos algunas recomendaciones de disfraces sencillos que podríais haceros en casa sin demasiados problemas.

El Jóker

Un año más vamos a celebrar la noche de Halloween, pero esta vez te ha pillado el toro y quedan pocos días para que llegue y aún no tienes un disfraz para poder ir a esa fiesta que tanto estás esperando. Te has dado una vuelta por algunas tiendas de disfraces y no has visto nada que te interese, además piensas que todo el mundo va a ir igual y tampoco tienes demasiada economía para gastarte mucho dinero.

¿Qué puedes hacer entonces? No hay que ponernos nerviosos, porque seguro que en casa encontramos cosas que nos pueden ser de gran ayuda y podremos elaborar fácilmente nuestro disfraz de Halloween particular y seguro que seremos los más originales. Tan solo tendrás que tomar algunas ideas, darle un poco a la imaginación y se te encenderá la bombilla para elaborar tu disfraz de muerte.

Si aún no has conseguido dar con la tecla no pasa nada, nosotros vamos a darte ahora algunas ideas que son muy sencillas de llevar a cabo y tardarás pocos minutos en hacerte tu disfraz de Halloween. Si aún no lo tienes, toma buena nota de todo lo que vamos a contarte, coge papel y lápiz y apunta lo que más te interese. Tendrás el mejor disfraz en un abrir y cerrar de ojos.

El Jóker, el malvado de Batman

Si te gustan los cómics de superhéroes, seguro que conoces al Jóker, ese ser maligno vestido de payaso que se dedicaba a aterrorizar las calles de Gotham. Disfrazarse de Batman puede ser más complicado y además no encaja con la noche de Halloween, sin embargo podrás ser un auténtico Jóker muy fácilmente. Lo único que tendrás que hacer es comprar un spray verde para el pelo y dejarlo despeinado y luego hacerte con un maquillaje facial para pintarte la cara como un payaso. Ya sabes, siempre dándole un toque más terrorífico, la cara banca, lo labios rojos algo despintados y unas ojeras negras tremendas. Si además consigues una chaqueta color violeta, mejor que mejor, pero sino otra alternativa es vestirte entero de negro.

¿Un clásico vampiro?

El vampiro es quizás uno de los disfraces más populares de Halloween. En realidad, los vampiros clásicos son algo más elaborados, puesto que necesitaremos mucha pintura para la cara, un atuendo de época de color negro y una capa oscura, además de sangre en la boca. Si tienes todo esto en casa perfecto, pero en el caso que no tengas nada de esto tampoco hay problema, porque podremos ser vampiros al estilo Crepúsculo. Es decir, vestirnos de adolescentes normales, algo más desaliñados y colocarnos unos colmillos falsos, y eso sí la sangre no puede faltar. Más fácil imposible. Si además quieres darle otro toque, ponte la cara algo más pálida y píntate un poco de ojeras, lo clavarás.

Recordando a la Familia Addams

Quién no ha visto de pequeño la película de los Addams, esa excéntrica familia cuya vida siempre giraba en torno a los muertos. Podemos sacar puntada de prácticamente todos los personajes, pero uno de los más fáciles para disfrazarse es Miércoles, la siniestra hija de Gómez y Morticia. Para vestirte como ella, agénciate un traje negro y una camisa blanca y después peínate con dos trenzas largas. Al igual que en el disfraz anterior, si quieres darle un toque perfeccionista ya sabes maquillaje blanco para la cara y negro para pintarnos las ojeras.

La joven Miércoles

El más fácil de todos: el fantasma

¿Te acuerdas cómo iba disfrazado E.T en la película? Pues algo así va a ser nuestra vestimenta para la noche de Halloween si nos decidimos disfrazarnos de fantasma. Sin duda, uno de los disfraces más sencillos de hacer, ya que lo único que necesitaremos es una vieja sábana blanca y echárnosla por encima. Eso sí, no te olvides de hacerle los dos agujeros para los ojos sino quieres caerte por el camino. En el caso de que quieras añadirle algo más, siempre puedes ponerte un pantalón blanco y unas zapatillas a juego.

Samara, cuidado con lo que sale del pozo

Nuestra última recomendación de disfraces es el de Samara. A lo mejor por este nombre no te suena, pero si te decimos que se trata de la niña de la película The Ring seguro que la conoces, esa escalofriante criatura que estaba encerrada en un pozo y que salia de la tele. Si quieres crearte tu propio pozo ¡adelante!, pero quizás esto sea más complicado, así que mejor centrémonos en el disfraz. También es muy sencillo. Lo que tendrás que ponerte es un viejo vestido blanco o el típico camisón antiguo largo. Por supuesto, peínate la melena hacia delante, que apenas se te vea la cara y si eres un artista, píntate algún que otro rasguño por las rodillas y los brazos. No te olvides del maquillaje blanco para la cara.

Foto:

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...