Los manglares, una joya de la Naturaleza

La Naturaleza es una fuente inagotable de placer estético y de hábitats que permiten la vida. Uno de los más curiosos de éstos son los manglares, bosques capaces de crecer en el litoral, a pesar de la falta de Oxígeno y de la salinidad del agua. Además, poseen una enorme riqueza de especies animales, muchas de ellas en peligro de extinción, y protegen las costas contra las catástrofes naturales, como tsunamis y grandes tormentas.

La Naturaleza es una fuente inagotable de placer estético y, lo que es más importante, de hábitats que favorecen la vida del planeta. Tal es su riqueza que casi todas las especies –ya sean animales, vegetales o minerales- tienen cabida en ella.

Un manglar en Florida

Un manglar en Florida

Un excelente ejemplo son los manglares o bosques de árboles y arbustos que son capaces de desarrollarse en terrenos costeros inundados y, por tanto, en suelos sin oxígeno y sumidos en aguas saladas. Constituyen, así, un ecosistema irreemplazable y único, no ya sólo por proteger estas costas de la erosión, sino porque en ellos se desarrollan multitud de especies animales muy importantes para la vida humana.

Para sobrevivir, estos árboles captan el Oxígeno del aire y lo transmiten a sus raíces enterradas en agua, logrando así la supervivencia en terrenos salinos. Durante la pleamar, se encuentran inundados y sólo se ven sus copas, pero, al llegar la bajamar, son visibles incluso sus raíces. Se encuentran en todas las zonas tropicales y subtropicales del planeta, pero su medio más propicio se halla en la franja del Ecuador, abarcando varios continentes: Asía, África y América.

Su fauna varía en función de las mareas y los ciclos de las especies, pero, en líneas generales, es muy abundante y variada. Muchos de ellos son verdaderas joyas ecológicas, pues albergan algunas especies en peligro de extinción como el ibis escarlata, el manatí o el caimán de costa.


Del mismo modo, las raíces proporcionan un hábitat adecuado a algunos invertebrados marinos, como las esponjas y algunos crustáceos. Pero la especie más curiosa que vive en los manglares es, sin duda, el llamado ‘saltarín del fango’, un pez capaz de vivir tanto en el mar como en la tierra, en la que se mueve con sus potentes aletas.

Manglar en Gambia

Manglar en Gambia

Los manglares, pese a sus múltiples beneficios, están desapareciendo a gran velocidad. Su mayor amenaza es la industria del camarón, que se instala en estas zonas para criar los langostinos tropicales, utilizando para ello gran cantidad de productos químicos contaminantes para las aguas y la vegetación del lugar.

Con la desaparición de los manglares, aparte de de las enormes pérdidas ecológicas que ello conlleva, se produce otro gran perjuicio: éstos actúan como freno a los devastadores frentes tormentosos que asolan las costas y, sin ellos, los tsunamis y otros fenómenos catastróficos camparían a sus anchas produciendo innumerables pérdidas de vidas humanas.

Fotos: Manglar en Florida: Fred J en Wikimedia | Manglar en Gambia: Atamari en Wikimedia

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...