Los incansables rovers de Marte

El Opportunity, con un lateral malherido y una rueda en muy malas condiciones, el rover de la Nasa ha conseguido salir del cráter que estudiaba desde hace un año y evita de esta manera permanecer encerrado para la eternidad. Su hermano gemelo, el Spirit, se vuelve a poner lentamente en funcionamiento después de un invierno muy duro.

Desde el 11 de septiembre de 2007, el rover Opportunity (que circula sobre el planeta Marte desde enero de 2004) caía en el cráter Victoria, de 800 metros de diámetro y con una profundidad de setenta metros. Sus instrumentos (en particular sus espectrómetros) demostraron que el suelo de esta formación había estado cubierto un día de agua. Además, su composición se asemeja mucho a la del cráter Endurance, a una distancia de seis kilómetros y que el rover había explorado antes.

Cabo Verde de Marte
El Cabo Verde de Marte. Imagen: Nasa

Como Spirit, su hermano gemelo llegado a Marte una veintena de días antes que él, Opportunity está cansado. La NASA les tenía asignada una misión de 90 días pero, la mecánica ha funcionado muy bien y los dos “exploradores” llevan funcionando cuatro años y medio. El peso de los años termina sin embargo por hacerse sentir. Desde finales de 2005, Opportunity puede difícilmente impulsar el motor situado en la base de su brazo, su hombro hasta cierto punto. Debe circular con el brazo doblado y no colocado sobre el gancho inicialmente previsto.


El rover habría podido permanecer aún mucho tiempo en este cráter Victoria pero hace un mes los ingenieros detectaron una sobrecarga de tensión. Habría podido parecer anodina si no se asemejara a un incidente similar que Spirit había padecido en 2006, exactamente antes de perder el uso de su rueda anterior derecha. Si Opportunity conocía el mismo infortunio, no podría probablemente subir las cuestas del cráter Victoria.

Los ingenieros están sacando al rover del cráter, por el lugar donde pueden. La unidad proseguirá su trabajo de geólogo en el llano vecino yendo a estudiar más de cerca un conjunto de “adoquines” colocados sobre el suelo que intrigan a los científicos. Quizá fueron proyectados allí por la caída de un asteroide.

En cuanto a Spirit, se refugia siempre en su zona de descanso, el lugar situado en diciembre de 2007, dónde ha pasado lo más duro del invierno, con tormentas de polvo y la reducción drástica de la cantidad de luz recogida por los sus paneles solares. En la actualidad, Spirit recarga sus baterías, antes de reanudar su exploración.

Phoenix aterrizaba en el mes de mayo de 2008 y acaba de ver su misión prolongada hasta de finales septiembre. Mientras tanto, seguimos sin noticias de Marte…

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...