¿En qué consisten las pruebas de paternidad?

, la prueba de ADN consiste en la comparación del material genético del supuesto progenitor con el de su hijo, para ver si existen coincidencias relevantes. Con este fin, porciones específicas del ADN son estudiadas para comparar su similitud. Si dichas regiones son idénticas, se comprueba que un individuo es el padre del otro. Te contamos cómo se hace.

Flickr

Desde que en 1980 los científicos lograsen por primera vez aislar las regiones hiper variables del ADN, la posibilidad de saber si nuestros padres lo son verdaderamente, desde el punto de vista biológico, ha dejado de ser algo propio de la fantasía para convertirse en una realidad tan cotidiana que incuso ha llegado a convertirse en la excusa perfecta para crear un programa de televisión. La prueba de ADN es el mecanismo utilizado por millones de personas para comprobar, cada día cuánto hay de real en su parentesco.

Más allá de lo que podamos saber de estas pruebas por lo que se ven las películas o las demandas multimillonarias de las que se suele hablar en estos casos en la prensa rosa, ¿sabe realmente en qué consiste una aprueba de paternidad a través del ADN?

Empecemos por el principio. Las pruebas de paternidad se realizan con el fin de demostrar si un hombre es o no el padre biológico de otro individuo. Y es que más allá de las implicaciones personales y afectivas que supone la paternidad, esta circunstancia tiene una serie de consecuencias legales que conllevan derechos y obligaciones que solo conllevan al progenitor y que están en la base de muchas de las demandas de paternidad interpuestas.

Una cuestión menos conocida es que las pruebas de ADN también pueden determinar si una persona es o no la madre de otra. Y es que , aunque e la mayoría de los casos esto está claro, hay ocasiones como en situaciones legales, de personas desaparecidas, crímenes o incluso secuestros en los que esta aclaración puede resultar necesaria.

Una vez que la persona manifiesta su deseo de someterse a un test de paternidad/maternidad, el trabajo de los científicos consiste en averiguar si la compatibilidad genética entre el supuesto progenitor y su hijo confirma el parentesco. Para ello, los biólogos estudian, precisamente, esas regiones de hiper variabilidad de las que antes hablábamos.

¿Por qué el ADN?

El ADN es la huella genética de la persona, que es única para cada individuo. Es decir, que no existen dos ADN iguales, salvo en el caso de los gemelos idénticos. La composición de nuestro ADN viene determinada por la suma de los ADN de nuestros padres. Así cuando en el momento de la fecundación el óvulo de la madre, con su correspondiente ADN se fusiona con el espermatozoide del padre, también con su ADN característico, ambos núcleos -el del espermatozoide y el del óvulo – se aproximan entre si realizándose la fusión de los mismos, para lo que se reabsorben las membranas de ambos y se forma un solo núcleo en el que se reúnen los cromosomas aportados por las dos células que tenían un solo juego cromosómico. Es resultado es el cigoto, que tendrá dos cadenas de cromosomas y que será una mezcla aleatoria de los cromosomas del padre y la madre.

Como resultado de todo este proceso, la prueba de ADN consiste en la comparación del material genético del supuesto progenitor con el de su hijo, para ver si existen coincidencias relevantes. Con este fin, porciones específicas del ADN son estudiadas para comparar su similitud. Si dichas regiones son idénticas, se comprueba que un individuo es el padre del otro.

¿En qué consiste la prueba?

Como hemos dicho, pese a que el ADN de un ser humano es único, ciertas regiones del ADN humano presentan similitudes e incluso coincidencias con lo de nuestros padres, de los que hemos eredadop nuestro material genético. La prueba de ADN consiste en comparar varias de éstas regiones en el ADN del niño y del supuesto padre.

Nuestro ADN contiene exactamente 23 pares de cromosomas. Cada cromosoma contiene información sobre diferentes características, como el color de ojos, el del pelo, o la estatura. Sin embrago, si la madre tiene los ojos verdes y el padre marrones ambas características no se manifiestan a la vez. ¿Por qué? Pues porque cada cromosoma del par, el que viene del padre y el que viene de la madre, tiene un alelo, la manera en que los biólogos llaman a los genes que codifican una misma determinada característica; y solo se manifiesta el que es dominante, es decir el que tiene más fuerza.

Así, todos nosotros tenemos los alelos de nuestro padre y de nuestra madre aunque no los manifestemos en nuestro aspecto. Por eso, para determinar la paternidad, la clave está en que un elevado número de alelos del hijo coincidan con los del perfil genético del padre.

La exactitud de la prueba depende del número de alelos (o marcadores) que se analizan. Algunos métodos comparan 6 u 8 marcadores. Esto da un resultado relativamente seguro. Sin embargo, las pruebas más concluyentes emplean hasta 16 marcadores. Esta prueba de paternidad es considerada la más eficaz.
Más fácil en la caso de la madre

Siempre se habla del vínculo especial que comparte una madre con su hijo y parece que esto llega también a las pruebas de ADN. Y es que saber si una persona tiene o no relación con otra por vía materna es mucho más fácil que probar la paternidad, también microscópicamente hablando.
Hasta el momento, hemos estado hablando del ADN que se encuentra en el núcleo de la célula, el denominado ADN nuclear que se encuentra en el núcleo de todas y cada una de las células de nuestro organismo. Sin embargo, dentro de las células, en su citoplasma, existen unos orgánulos, llamados mitocondrias que se encargan de dar a la célula su energía y que tiene un ADN específico.

Pues bien, ya que sólo el núcleo del espermatozoide logra penetrar el óvulo, las mitocondrias (y su ADN mitocondrial) del nuevo ser engendrado provienen exclusivamente del óvulo, es decir de la madre. Por ello, la comparación de este ADN determinará con toda autenticidad la relación por vía materna de dos individuos, pero no servirá para realizar una prueba de paternidad.
Dónde y cómo se realizan

Pese a que hasta hace unos años era todo un reto conseguir una de estas pruebas genéticas, actualmente realizar una prueba de ADN puede llegar a ser tan sencillo como encender el ordenador. Y es que ya hay una gran cantidad de laboratorios ofrecen sus servicios por internet, de tal manera que el interesado simplemente ordena su prueba por ordenador y recibe en su domicilio un kit que consiste en hisopos de algodón estériles con los que se frota suavemente la boca del niño y la del supuesto padre, para tomar una muestra de material genético. Una vez hecho esto, la muestra se envía por correo al laboratorio donde se hace el análisis y los resultados están disponibles en unos 5 días.

Casos famosos de pruebas de paternidad

Entre los ricos y famosos ha habido muchos y muy sonados casos de personas que han reconocido ser padres solo tras someterse a una prueba. Estos han sido algunos de los más sonados:

Alberto de Monaco: No una, sino dos veces ha tenido el heredero al trono del principado que reconocer una paternidad hasta entonces desconocida. Tras reconocer en el 2005 y tras someterse a una prueba de ADN realizada en un laboratorio suizo, haber tenido un hijo ( que por entonces tenía 3 años)con una azafata de avión togoleña, en 2006 el heredero reconoció la paternidad de Jazmin Grace una joven de 14 años fruto de su relación con una camarera estadounidense.

Borja Thyssen: El hijo de la baronesa se ha sometido hasta a tres pruebas de paternidad para garantizar que su hijo Shasa lo es efectivamente.

Boris Becker: El caso del tenista fue bastante sonado. Tras negar durante años haber mantenido relaciones con la modelo rusa Angela Ermakova, ambos llegaron a un acuerdo para la manutención de la pequeña Anna.

Eddy Murphy: La cantante Melanie Brown, más conocida como la Scary de las Spice Girls, tuvo que demandar a Eddie Murphy, para probar que Angel Iris era hija del actor, las pruebas de ADN demostrarón que Eddie era el padre.

Alberto de Bélgica: No por ser reyes se libran de estas circunstancias. El rey Alberto de Bélgica tuvo que confesar durante un mensaje navideño que tenía una hija ilegítima que actualmente tiene 38 años, fruto de unos amores con una baronesa belga, durante un período de desamor que vivió el monarca con su esposa, la reina Paola. La hija del monarca, de 38 años, sabe la identidad de su padre desde los 18.

Flavio Briattore: El magnate de Renault quiso someterse a una prueba de ADN para demostrar que el hijo de la modelo Heidi Klum no era suyo. Resultó que sí, y el se desentendió de todo.

Manuel Benítez “El Cordobes”: Después de negarse a realizarse las pruebas de ADN repetidas veces, la justicia reconoció al también torero Manuel Diaz como hijo suyo.

Enlaces y bibliografia:

Reportaje del magazine de El Mundo sobre pruebas de paternidad: http://www.elmundo.es/suplementos/magazine/2009/488/1233143790.html
Directorio de laboratorios que realizan pruebas e ADN en España: http://www.dnasolutions.es/
Martín Restrepo, Carlos: Las pruebas de filiación. Apuntes de genética para abogados. Universidad del Rosario. 2007
Preguntas y respuestas del test de paternidad: http://www.pruebadepaternidad.info/?page_id=3

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...