El esqueleto del PC. Tipos de carcasas y complementos

Existen dos tipos principales de cajas para albergar todos los componentes de un computador que a continuación se pasan a describir.

case_atx.jpgBABY AT o AT
Ha sido el estándar absoluto durante años. Definida para una placa de unos 220×330 mm, con unas posiciones determinadas para el conector del teclado, las ranuras de expansión y los agujeros de anclaje a la caja, así como un conector eléctrico dividido en dos piezas. Estas cajas son las típicas de los ordenadores “clónicos” desde el 286 hasta los primeros Pentium.

Con el auge de los periféricos (tarjeta sonido, CD-ROM, discos extraíbles, …) salieron a la luz sus principales carencias: mala circulación del aire en las cajas (uno de los motivos de la aparición de disipadores y ventiladores de chip) y, sobre todo, una maraña enorme de cables que impide acceder a la placa sin desmontar. Para identificar una placa Baby-AT, lo mejor es observar el conector del teclado, que casi seguro que es una clavija DIN ancha, como las antiguas de HI-FI o bien mirar el conector que suministra la electricidad a la placa, que deberá estar dividido en dos piezas, cada una con 6 cables, con 4 cables negros (2 de cada una) en el centro.

case_atx_midi.jpgATX
Van camino de ser el único estándar de caja del mercado si es que no lo es completamente ya.
Se las supone de más fácil ventilación y menos maraña de cables, debido a la colocación de los conectores. Para ello, el microprocesador suele colocarse cerca del ventilador de la fuente de alimentación y los conectores para discos cerca de los extremos de la placa.

La diferencia “a ojo descubierto” con las AT se encuentra en sus conectores, que suelen ser más (por ejemplo, con USB o FireWire), están agrupados y tienen el teclado y ratón en clavijas mini-DIN. Además, reciben la electricidad por un conector de distinta forma y en una sola pieza.
En estas cajas los puertos de comunicaciones serie, paralelo y otros como el USB, PS/2 de teclado van soldados a la placa.

LPX
Estas placas son de tamaño similar a las anteriores, aunque con la peculiaridad de que las ranuras para las tarjetas de expansión no se encuentran sobre la placa base, sino en un conector especial en el que están pinchadas, la “riser card”.
De esta forma, una vez montadas, las tarjetas quedan paralelas a la placa base, en vez de perpendiculares como en las Baby-AT; es un diseño típico de ordenadores de sobremesa con caja estrecha (menos de 15 cm de alto), y su único problema viene de que la riser card no suele tener más de dos o tres ranuras, contra cinco en una Baby-AT típica.



DIFERENCIAS ENTRE AT y ATX
Puertos de comunicaciones : En un placa ATX los puertos de entrada / salida (I/O) se encuentran directamente soldados a la placa, eliminando así esa maraña de cables planos que en las placas AT, unen dicha placa con cada uno de los puertos eternos (COM1, COM2, LPT1, USB…). Esta característica obliga necesariamente a que la carcasa en ambos casos sea diferente.

Procesador : Uno de los problemas en las placas AT es que en algunas tarjetas de gran longitud (como cierto modems o tarjetas graficas) chocaban con el procesador (o su ventilador) haciendo inservible esas bahías de expansión o quedaban demasiado cerca al procesador, viéndose sometidas a temperaturas elevadas. En las placas ATX se ha eliminado ese problema con una ubicación diferente para el procesador.

Fuente de alimentación : Las fuentes de alimentación ATX además de la corriente habitual en las AT, también generan corriente a 3,3 voltios. Por otro lado, en las placas ATX el apagado y encendido es remoto, desde el software. En el caso de Windows, este se encarga de apagar todo el equipo. Incluso después de apagado siempre que este conectado a la red eléctrica, la placa cuenta con una corriente en espera de 5 voltios. Los equipos ATX habitualmente cuentan un interruptor en la parte trasera para cortar totalmente el paso de corriente al equipo. Estos interruptores se suelen utilizar cuando el ordenador no se va a utilizar durante un largo periodo. El conector de alimentación de la placa base también es diferente entre placas AT y ATX.

La fuente de alimentación como su propio nombre indica es la encargada de proveer energía al sistema y mas concretamente a la placa que mediante sus circuitos impresos se encarga de distribuirla a los diferentes componentes. Para ser mas concreto la fuente convierte la electricidad que recibe de los enchufes de 220 voltios y 50 hertzios de la red eléctrica de corriente alterna a corriente continua de +5, -5, +12 y –12 (en los modelos ATX se transforma también en una tensión de 3,3 voltios) que es la que manejan el inmensa mayoría de los componentes electrónicos. Como norma general los hilos negros son de masa (cero voltios), los de color rojo llevan +5 voltios, los de color amarillo llevan +12 voltios, los de color azul llevan –12 voltios y los de color blanco (o gris) – 5 voltios.

En las cajas AT ,los conectores que proporcionan esta corriente a la placa base son los conocidos con el nombre de P8 y P9, siendo conectores de 6 contactos. Para conectar correctamente estos, se deberá hacer de forma que los cables negros queden juntos.
Hoy en día en las arquitecturas ATX no hay distinción entre P8 y P9 y la corriente continua es inyectada mediante un solo conector conocido con el nombre de ATX AUX que en realidad tiene el mismo aspecto que el P9.

Se recomienda utilizar fuentes de alimentación de mínimo 230 W, pues fuentes de menos potencia han quedado desfasadas debido al gran número de posibles dispositivos a utilizar y las necesidades de alimentación de los mismos. Una fuente de alimentación insuficiente es sin duda una causa de problemas ya que es la encargada de alimentar al resto de componentes y podría dañar el equipo. La fuente de alimentación puede, o no, disponer de un botón de desconexión independiente con el que podremos desconectar la corriente de manera manual.

Desde la fuente de alimentación salen normalmente 4 conjuntos de cable de cuatro conectores cada uno, entre los que se encuentra el conector ATX que alimentará la placa base y diversos conectores para alimentar los diferentes tipos dispositivos, desde los discos duros, el CD-ROM y la disquetera.
Por otra parte, la fuente puede, o no, disponer de alimentador para el monitor, pero es más aconsejable que el monitor tome la alimentación directamente de la red, ya que ofrece mayor seguridad. Las tensiones máximas no deben superar un 5% del valor ideal (por ejemplo, la de 5 voltios no debe ser mayor de 5,25 y la 12 no debe superar los 12,6 voltios), ya que de esta forma se estaría poniendo en peligro algún componente de la placa base y podría deteriorarse en un corto espacio de tiempo.

Conectores de ratón y teclado : Las placas ATX disponen de entradas PS/2 para ratÓn y teclado. Aunque tambien incluyen el clásico puerto de comunicaciones COM, que sirve para el ratón, no todas las placas aceptan esta configuración.

TORNILLERIA Y DEMAS ACCESORIOS
Para poder trabajar eficientemente en el montaje, reparación y mantenimiento de un equipo necesitaremos varios tipos de herramientas y tornillos.
Entre las herramientas, las más utilizadas son los destornilladores de estrella y planos. También se utilizan herramientas tales como las pinzas que nos permiten acceder a componentes difíciles de coger con los dedos como son los jumpers de la placa base o de los discos duros y CD-ROM.

En lo relativo a la tornillería empleada para trabajar con ordenadores nos encontramos con varios tipos :
El más corriente y el que mas se utiliza, es quizás, el tornillo de estrella de cabeza cuadrada y plana.
Este tipo de tornillos se suelen utilizar para cerrar las cajas externamente, pero también de forma interna para fijar componentes al chasis, como los discos duros, CD-ROMs ó disqueteras. Otro tipo de tornillos es el que tiene la cabeza curvada, también para destornilladores de estrella y algunos casos para destornilladores planos. Este tornillo junto con los “studs” y los espaciadores se suelen utilizar para fijar la placa base al chasis de la caja, dándole una fijación total, completamente necesaria, pues una placa base que este mal fijada puede llegar a provocar el deterioro de otros componentes que este conectados a ella como por ejemplo el disco duro cuyas cabezas de lectura / escritura son en extremo sensibles. En definitiva, cada tornillo o accesorio es utilizado con un determinado propósito. La posición y colocación de los tornillos y otros accesorios a menudo no se le presta gran atención por lo que como suele ocurrir en muchas ocasiones esto al final se vuelve en contra del usuario o de la persona que monto el equipo.

Esta última consideración viene a cuento de que, un tornillo mal colocado puede incluso llegar a impedir el arranque del equipo porque pueda estar haciendo contacto con la placa base o con algún otro componente. También existe el peligro de la mal fijación de los componente a sus respectivas zonas de anclajes. Esto también podría derivar en un falso contacto que podría producir un cortocircuito y quemar algún componente de la placa o incluso la placa entera, aunque esto es menos frecuente.

Por último, la mal fijación de los componentes también puede llevar a que nuestro PC no consiga detectar un componente para posteriormente ser instalado. Por lo tanto si no tenemos en consideración determinadas recomendaciones básicas, podríamos llegar a consumir una gran cantidad de tiempo comprobando otras posibles causas, que a la postre demostrarían su ineficacia y la perdida de tiempo a la que nos hemos visto expuestos.

FUENTES GRAFICAS: Alternate

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...