Educación otorgará becas en función de la renta de las familias

Las becas de Educación se orientan a familias de mileuristas y parados.

En una autonomía donde 253.375 personas han agotado cualquier tipo de prestación por desempleo, la Generalitat se ha empeñado en optimizar la redistribución de los 228 millones de euros que serán destinados a becas educativas y universitarias para el próximo curso 2012-2013 de manera que las mismas lleguen a quienes más las necesitan.

En la Comunidad Valenciana son 575.667 parados de los cuales el 44% han agotado todo tipo de prestación y es hacia este colectivo al que se apunta con las becas; así como también a las familias mileuristas o con hijos de acogida.

Por esta razón, la Consejería de Educación revisará el bono infantil para evitar que se encarezcan los precios, ya que en septiembre se acaban las ayudas universales para libros de texto para todos los alumnos de Primaria y Secundaria.

Además, también se “desvincula” la beca automática de comedor que recibían los estudiantes desplazados con ayuda al transporte, que beneficiaba a 19.000 alumnos.


Pero si bien, el destino de las becas apunta directamente a los más desfavorecidos, el novel de renta de 2011 no es garantía de que se pueda obtener una ayuda al comedor, transporte o libros, debido a que presentarse a la misma y obtenerla son dos procesos diferentes.

Será la primera vez que las becas se concederán por tramos en función de la renta, de manera que, para obtener el 100% de una ayuda habrá que demostrar que cada miembro de la unidad familiar ha ingresado menos de 5.591 euros; el 70% si los ingresos son inferiores a 7.455 y el 40% de la beca si supera esa renta per cápita.

Otra novedad radica en que si el solicitante se encuentra en paro al momento de solicitar ayudas, podrá actualizar su estado respecto del informado en 2011.

La única ayuda que el próximo curso se mantendrá sin cambios será el bono infantil que estipula un presupuesto de ayudas directas a las guarderías por alumno matriculado de 30,6 millones y la previsión de que cubra unas 35.000 solicitudes.

La consejera María José Catalá ha insistido en que el curso que viene se mantendrá intacto el presupuesto de ayudas educativas (libros de texto, comedor y transporte) en 228 millones, cifra que incluye los 17,3 de becas universitarias, que tienen como objeto corregir el incremento de tasas ordenado por el Gobierno central.

La consejera María José Catalá destacó que: “El criterio de no universalizar las ayudas supondrá un ahorro importante en unos capítulos, como el de libros, que irá destinado a las familias que requieren de un trato especial”. Además, agregó que: “Se compensará el ahorro en unas partidas con un mayor esfuerzo en otras becas”.

Fotografía: shutterhacks en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...