Cultivar un huerto ecológico en el cole

Hacer un pequeño huerto ecológico en el jardín de casa o en el colegio puede ser divertido y educativo para los más pequeños, especialmente para los que de otra manera no tendrán una experiencia con el crecimiento de las plantas. Hay un montón de posibilidades que sirven para acercarnos a la sensibilización sobre la naturaleza. Hay algunas cosas que puedes hacer para que los chicos vean las distintas maneras de plantar un huerto.

huerto.jpgHaz variaciones en el suelo. Es bueno probar a que los alumnos planten semillas de distintas plantas sobre suelos diferentes. Los alumnos mayores pueden hacer cosas sofisticadas como cambiar el pH del suelo o incluir diversos fertilizantes como variables. Es bueno mantener una planta de control para que vean lo que sucede en la naturaleza. También es conveniente hacer cambios en la cantidad de agua y luz solar que recibirá el terreno. Otra cosa que puede hacerse es variar el tipo de agua con el que regaremos las plantas, ¿causa el mismo efecto el agua del grifo que el agua destilada?

Experimentad con pesticidas. Con mucho cuidado, esto es algo que los más pequeños no podrán hacer. Sin embargo, los alumnos mayores pueden ver el efecto de los pesticidas en el cultivo del huerto. También pueden ver si los pesticidas tienen efectos nocivos en las plantas por sí mismos. ¿Necesitan las plantas de la existencia de microorganismos? ¿Qué tipo de suelo es el que realmente les ayuda a crecer? Haz el siguiente experimento, meter en el horno la tierra que rodeará a la planta. ¿Cuál crece mejor? ¿Cuáles son las mejores temperaturas para la germinación? Los más pequeños o los más impacientes no tienen que esperar lo mismo. Haz un par de grupos que prueben a dar calor a sus semillas mientras que otros no las ponen al sol y las meten en el frigorífico.

Consigue que los estudiantes sean creativos. Los chicos pueden aprender sobre las plantas a la vez que hacen experimentos científicos. No hay mejor forma de aprender que con la propia experiencia. Seguro que les surgen muchas preguntas y dudas a la vez que empiezan a trabajar con métodos científicos. En función de su nivel de escolarización se pueden aplicar distintas variables y formas de trabajo científico.

Cultivar un huerto en el patio del colegio o en el jardín de casa supone un esfuerzo muy grande
, pero los estudiantes se sentirán orgullosos de ver cómo sus plantas han crecido. A la vez se despierta el interés por la ciencia de los pupilos.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...