Conceptos básicos para utilizar un telescopio de aficionado

Para un principiante, la introducción al manejo de un telescopio y las técnicas para observar astros y satélites es de gran utilidad. Todos los conceptos que aquí vamos a presentar, te permitirán iniciarte en la utilización dicho instrumento de una forma sencilla y practica. Así, dispondrás en el menor tiempo posible de la capacidad mínima necesaria para obtener resultados prácticos y con los que afrontar otros niveles de observación y conocimiento. En primer lugar describiremos una introducción a la mecánica de estos aparatos así como las características, prestaciones y utilización de cada tipo concreto de telescopio. Todo telescopio además de la necesaria óptica que recoja la luz y la dirija hacia el punto de observación, necesita de un sistema mecánico que sostenga el instrumento y permita apuntarlo con precisión hacia el objetivo de la observación. A este sistema mecánico se le denomina montura y dependiendo la disposición y la horma de los ejes distinguiremos a varios tipos de monturas para telescopios profesionales y de aficionado.

Para un principiante, la introducción al manejo de un telescopio y las técnicas para observar astros y satélites es de gran utilidad. Todos los conceptos que aquí vamos a presentar, te permitirán iniciarte en la utilización dicho instrumento de una forma sencilla y practica. Así, dispondrás en el menor tiempo posible de la capacidad mínima necesaria para obtener resultados prácticos y con los que afrontar otros niveles de observación y conocimiento.

En primer lugar describiremos una introducción a la mecánica de estos aparatos así como las características, prestaciones y utilización de cada tipo concreto de telescopio. Todo telescopio además de la necesaria óptica que recoja la luz y la dirija hacia el punto de observación, necesita de un sistema mecánico que sostenga el instrumento y permita apuntarlo con precisión hacia el objetivo de la observación. A este sistema mecánico se le denomina montura y dependiendo la disposición y la horma de los ejes distinguiremos a varios tipos de monturas para telescopios profesionales y de aficionado.

Monturas horizontales (También denominados altazimutales ó acimutal). Son las monturas más sencillas y la mayoría de ellas tienen la estructura de un clásico trípode convencional. Este tipo de montura proporciona, de forma natural, el más sencillo de los sistemas de coordenadas astronómicas existentes, el sistema de coordenadas horizontales.

El giro que realiza el instrumento alrededor del eje vertical proporciona diferentes magnitudes de acimut (desplazamientos de derecha a izquierda o viceversa) y los giros sobre el eje horizonte de la montura proporcionan diferentes grados de altura (desplazamientos de arriba abajo o viceversa). Gracias al acimut y la altura podremos situar de forma muy simple los objetos en el firmamento.

Las mejores monturas horizontales incorporan unos círculos graduados en los ejes horizontal y vertical de forma que nos permiten conocer las coordenadas horizontales de los objetos sobre los realicemos observaciones. A pesar lo sencillo que puede parecer este sistema, lo cierto es que el sistema de coordenadas horizontal no lo incluye casi ningún fabricante debido a los problemas inherentes del mismo. Estos problemas se derivan del hecho de la imposibilidad de utilizar coordenadas celestes, forma avanzada y más rápida de localizar astros, dado que para localizar unos de estos astros en una montura horizontal deberemos básicamente limitarnos a localizarlos a simple vista.

Al mismo tiempo, las monturas horizontales no permiten el seguimiento con facilidad de los astros puesto que para evitar que dicho objeto desparezca del campo de visión, deberemos cambiar regularmente tanto la altura y el acimut, incomodando las observaciones al mismo tiempo que las hace (a las monturas) inservibles para astrofrotografía. La conclusión es que incluso para los principiantes, este tipo de monturas no son recomendables puesto que limitan bastante a este cuando el aficionado adquiere los conceptos básicos de observación.

Monturas ecuatoriales. Este tipo de montura permitirá realizar observaciones mas avanzadas debido a la forma de trabajar del mecanismo de movimiento. Este se compone de dos ejes perpendiculares entre sí, uno de ellos se encuentra ubicado de forma paralela al eje de la Tierra (paralelo al polo celeste) del hemisferio del observador. Esta pieza de la montura se denomina eje polar. El segundo de los ejes que incorporan estas monturas, es perpendicular al anterior y se dirige siempre al ecuador celeste tomando pues el nombre de eje ecuatorial.

Teniendo en cuenta estos dos conceptos, eje polar y ecuatorial, estas monturas funcionan con el sistema de coordenadas celestes ecuatoriales. A diferencia de las monturas ecuatoriales, las variables o magnitudes que identifican una determinada posición reciben nombres diferentes.

Si giramos un telescopio con montura ecuatorial alrededor del eje polar, obtendremos diferentes magnitudes de ascensión recta (equivalente al acimut en monturas horizontales desplazamientos de derecha a izquierda o viceversa). Y así, si giramos el telescopio sobre el eje ecuatorial, magnitudes diferentes de declinación. Cada montura ecuatorial, incorpora unos círculos graduados en ambos ejes que permiten la medida de dichas magnitudes.

En este tipo de monturas desaparece el problema anteriormente expuesto de la incomodidad en la observación de un objeto. Gracias a las monturas ecuatoriales para realizar el seguimiento de un objeto (dentro del campo de visión), sólo deberemos hacer girar el instrumento alrededor del eje polar y en dirección opuesta al movimiento terrestre.

Localización de objetos con montura horizontal
Una vez conocidos estos conceptos básicos, para tener presentes como las diferentes formas de ubicar objetos celestes en el firmamento, pasaremos la tarea de cómo localizar dichos objetos con el telescopio.

Con los telescopios de montura horizontal podemos localizar u observar fácilmente los astros más brillantes gracias a un pequeño instrumento que incorpora el telescopio en su parte superior, conocido como buscador (refractor de tipo Kepler). El buscador nos permitirá apuntar a un objeto y ubicarlo en el punto central del campo de visión del telescopio principal. Esto se hace así debido a que el campo de visión del telescopio es muy reducido debido a lejos que mira y lógicamente si queremos ver muy de cerca un objeto, deberemos primero buscarlo. Con el buscador, se hace más fácil la tarea de la búsqueda.

Mirando a través del buscador, encontraremos que dispone de dos ejes que se intersectan. Llevando el objeto que deseamos ver al centro de la cruceta, haremos que este sea visible a través del telescopio. Para que esta técnica de búsqueda funcione, es necesario que el buscador se encuentre bien alineado, además de estar bien fijado y paralelo respecto al telescopio.

Localización de objetos con montura ecuatorial
Para localizar y realizar seguimientos de objetos con un telescopio que posee montura ecuatorial (mediante coordenadas celestes ecuatoriales), es completamente necesario realizar una operación que configure la situación del telescopio respecto de la época del año. A este proceso se denomina, puesta en estación y se deberá realizar cada vez que se monta el telescopio. La precisión final para localizar objetos dependerá en buena medida de cómo se realice esta operación.

El primer paso consiste en colocar la montura a nivel (la burbuja situada dentro del indicador). A continuación, tendremos que establecer que el eje polar forme con el plano del horizonte un angulo igual a la latitud donde nos encontremos. (paso que se realiza gracias a que estos telescopios incorporan una escala para facilitar el establecimiento de dicha configuración).

El último paso consistirá en girar la base entera (sin perder el nivel) hasta que el eje polar apunte con la mayor precisión posible al polo celeste visible de nuestro hemisferio. Dado que este un paso esencial y que requiere gran precisión, algunos telescopios incorporan un dispositivo llamado buscador de la Polar, un pequeño refractor situado en el eje polar, con una función similar, no la misma, que los buscadores ubicados en monturas horizontales.

Una vez conocidos y comprendidos estos conceptos podremos empezar a realizar prácticas de observación astronómica. Esto no significa que ya comprendamos todos los procesos y problemas que nos podamos encontrar al realizar una observación. La mejor forma de perfeccionar nuestras técnicas de observación dependerá en buena manera de la cantidad de tiempo que le dediquemos a esta apasionante aventura.

FUENTES: Astronomía general.  Teórica y practica.  D. Galadiz-Enriquez y J. Gutierrez Cabello.

FUENTES GRAFICAS: Wikipedia

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...