¿Cómo podrían ser las civilizaciones extraterrestres que existen en otros planetas?

Un investigador aporta nuevas teorías acerca de porqué hasta ahora no hemos iniciado contacto con otras civilizaciones.

Extraterrestres en otros mundos

A lo largo de las últimas décadas muchos científicos han planteado distintas ideas acerca de la posible existencia de civilizaciones extraterrestres. ¿Existen? ¿y si existen cómo puede ser que la humanidad no haya podido comunicarse con ellas? ¿qué estamos haciendo mal? Hay diversas teorías que hablan de ello y que se están concentrando sobre la idea de que si no hemos realizado una comunicación es porque posiblemente exista un muro de hielo entre ambas civilizaciones.

Alan Stern, uno de los investigadores de una importante misión conocida como New Horizons, menciona en su trabajo de la exploración de Plutón que la respuesta puede estar muy profunda por debajo de los océanos. Stern hace referencia a la existencia de mundos con océano exterior e interior. El nuestro es uno exterior, un mundo en riesgo, debido a que cualquier elemento procedente del espacio puede terminar provocando el final de la existencia tal y como la conocemos. Esto es lo que ocurrió con los dinosaurios, por ejemplo. Pero no todos los mundos tienen porqué ser así. En otros el océano es subterráneo y está debajo de una enorme y gruesa capa de hielo que protege ese mundo de todo lo que esté ocurriendo en el exterior.

Eso significa que ese mundo no se tiene de qué preocupar por la caída de un meteorito, pero al mismo tiempo también se está evadiendo del contacto con el exterior y con otras civilizaciones como la nuestra. Estas sociedades que viven de forma subterránea posiblemente no tengan la tecnología necesaria para romper el hielo que las “aprisiona” y quizá incluso ni se plantean que eso pueda ocurrir.

Hay muchas variables que llevan a pensar que se trata de una situación en la que hay pocas posibilidades de ver una solución por parte de la civilización en cuestión que reside bajo el hielo. Solo hay que imaginar lo que podría ocurrir en el caso de que lograran romperlo y llegar a la superficie del planeta. ¿Entenderían el significado de las estrellas? Su mundo cambiaría por completo y estarían ante un firmamento enorme que desconocen. Por supuesto, sería raro que tuvieran maquinaria como para moverse por el espacio, así que estaríamos hablando de una civilización confinada. Pero las posibilidades son tan amplias que tampoco se puede descartar que los propios habitantes de estos mundos subterráneos estén más avanzados que nosotros y que simplemente no se hayan planteado salir al exterior por cualquier otro motivo.

Otro mundo

En este tipo de investigaciones todo es posible. Se dice que tampoco habría que descartar que esas civilizaciones extraterrestres que buscamos y con las que tanto ansiamos conectar estén usando tecnología que no es rastreable por parte de la humanidad. ¿Quién sabe si no están escondiéndose para que no les encontremos a la vista de los factores atenuantes que nos representan? ¿y si hay algo que impide que estas civilizaciones se pongan en contacto con nosotros?

Es peligroso hablar en profundidad de estas variables porque con cualquier detalle fuera de plano podemos dejar lo realista para pasar a estar analizando pura ciencia ficción. Pero si algo nos ha demostrado la historia y los avances de la ciencia es que la ciencia ficción es más real de lo que parece y que llegado un momento todo lo que antes era ficción se puede volver real. Por lo tanto, no está de más que el trabajo de investigadores como Alan Stern se decante por exprimir posibilidades alternativas a las más habituales. Cansados de las habituales teorías y de simplemente quedarnos con los brazos cruzados es una buena idea que se abran nuevos horizontes.

Stern dice que él no quiere dejar nada asentado ni grabado en piedra, sino que su misión es comenzar el debate sobre nuevas posibilidades y opciones de investigación. Por lo tanto, abramos la mente para lo que puede venir en los próximos años, dado que Stern asegura que estamos comenzando a raspar la superficie de la auténtica investigación y que quién sabe si habrá posibilidad futura en un momento u otro de entablar comunicación con otras civilizaciones. Nos guste o no, antes o después debería producirse algún tipo de encuentro, aunque sabemos que muchas personas temen que ese día llegue por si finalmente se produce algún tipo de conflicto.

Pero si no progresamos, si no investigamos y si no intentamos ir más lejos, ¿en qué queda el hambre de conocimiento y descubrimiento? Con el amplio universo que hay ahí fuera y que todavía está pendiente de explorar es posible que simplemente los telescopios y radios de la Tierra no hayan puesto la mirada donde tienen que hacerlo para encontrar algo. Cruzamos los dedos para que el trabajo de Alan Stern sirva de algo para que se puedan hacer progresos y que terminemos dando la bienvenida a otras civilizaciones que ayuden sobre todo a que la humanidad progrese más.

Foto: DeeDee51PhotoVision

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...