Cómo mejorar tus habilidades en el estudio

Si necesitas mejorar tu rendimiento a la hora de estudiar, estas sencillas pautas pueden ser la clave que estás necesitando.

Como estudiantes, a veces tenemos problemas para retener la información que hemos leído cuando estábamos estudiando y esto, a menudo, provoca malas calificaciones. Pero esto sucede porque los estudiantes no se preparan adecuadamente para las pruebas.

En el acelerado mundo de estudiar para los exámenes, es fácil olvidar que hay algunos pasos básicos que puedes tomar para mejorar tu capacidad de retener información y para reducir el tiempo de estudio:

Busca un lugar tranquilo, libre de las personas y el ruido de tránsito.

Estas cosas van a favorecer tu concentración. Evita escuchar música o televisión mientras estudias o tu atención puede centrarse en lo que estás escuchando en lugar de lo que estás leyendo. Haz un trato con tus amigos para que no te llame mientras estás estudiando. Apaga tu teléfono celular y no accedas a tu correo electrónico o sitios de redes sociales durante las horas de estudio.

No estudies en la cama.

Debes estar alerta cuando te preparas para tus exámenes. Si estás en la cama, puedes quedarte dormido y perder valiosas horas de estudio. Escoge un sitio exclusivo para el estudio o el trabajo escolar para tener todas tus cosas bien organizadas allí. Si no dispones de un espacio para hacer de uso exclusivo, elige siempre el mismo lugar de la casa para esta tarea, así podrás conseguir una rutina.

Comienza por hacer tu lectura de principio a fin.

Lee el capítulo completo la primera vez y, a la segunda vez, identifica la sideas más importantes de cada párrafo, busca las palabras que no conoces y asegúrate de comprender los puntos importantes de cada sección antes de continuar.

Toma notas y haz resúmenes.

Si eres capaz de resumir lo que has leído eres capaz de aprobar un examen de manera que debes crear tus resúmenes usando frases cortas y objetivas que te ayuden a recordar lo leído.

Toma recreos.

Estudia durante una hora y media, con diez minutos de descanso entre cada sesión. Trata de relajarte y procesar la información que acabas de leer. Toma pausas cuando te frustres buscando una respuesta en el material a una pregunta que te haces. Descansa y vuelve a examinar el material.

El ejercicio físico es importante.

Haga por lo menos 3 horas semanales de ejercicio cardiovascular combinado y de estiramiento. El ejercicio físico mejora la salud y la circulación y es una gran manera de mejorar la función mental y la productividad general.
Si estás agotado, no estudias. Si tienes sueño, no aprenderás la mitad de lo que podrías aprender cuando estás descansado.

Los grupos de estudio o un breve debate sobre el material con tus compañeros de clase también ayudará a reforzar lo que has aprendido.

Fotografía: Tulane Public Relations en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...