Cómo escribir un libro

Enfrentarse a escribir un libro es una tarea que da auténtico vértigo si no sabemos ni por dónde empezar. Judy Cullins, entrenadora de escritura de libros y mercadeo en Internet, expone una serie de 10 consejos para que resulte fácil y ameno lanzarnos a dicha tarea.

La confianza en uno mismo y en lo que se sabe es la mejor inspiración.

Dicen que es una de las cosas que todo ser humano tiene que hacer antes de morir. No obstante, el enfrentarse a escribir un libro es una tarea que da auténtico vértigo si no sabemos ni por dónde empezar. Judy Cullinsentrenadora de escritura de libros y mercadeo en Internet, expone una serie de 10 consejos para que resulte fácil y ameno lanzarnos a dicha tarea.

1.- Conocer cuál es el propósito de tu libro. Parece fácil pero, en muchas ocasiones, las personas nos lanzamos a la aventura sin saber realmente por qué lo queremos hacer. ¿Es para comunicar algo? ¿Se trata de un autorreto? ¿Queremos ganar dinero? Sea cual sea tu pregunta, hay que tenerla lo más clara posible.

2.-Conocer lo que desea tu audiencia. Hay que tener claro a quiénes vamos a dirigir nuestro libro ya que, los objetivos marcados dependen en gran medida de quien lo vaya a leer. Se trata de colocarnos un contexto para determinar la concreción del lenguaje que vayamos a utilizar, el tema, etc. No es lo mismo un libro que va dirigido a nuestros familiares que una novela que pretende ser vendida en grandes centros comerciales.

3.- La calidad no es proporcional a la cantidad. Con esto queremos decir que muchos autores se piensan que por escribir más, el libro vale más. Esto es un hecho incorrecto. No debemos limitarnos las páginas ni tampoco extendernos todo lo posible. Nuestro libro debe ocupar lo que marque nuestra historia.

4.- Escribir un capítulo introductorio al final de la novela. En muchos casos se piensa que dejarlo impreso al comienzo del libro es mejor. No obstante, el lector prefiere las cosas más directas al comienzo y, si quiere informarse de otros detalles, ya acudirá a las páginas últimas.

5.- Empezar a escribir el capítulo más fácil. Para ello, debemos tener claro un esquema de capítulos previamente. Lo que se busca es motivarnos a la hora de saltar a la piscina para ya coger el ritmo y continuar. No es estrictamente necesario seguir un orden cronológico.

6.- No es necesario hacer grandes investigaciones. Lo que nosotros sabemos, lo tenemos más que claro y eso es lo importante. Con esto, tampoco queremos decir que no haya que documentarse pero que la materia prima de nuestro libro debe de salir de nuestro conocimiento e imaginación.

7.- Escribir dando respiro a los lectores y darles una razón para seguir leyendo. Se trata de que captemos la atención de la audencia. En los tiempos que corren (gran parte de culpa la tiene la web) es fácil que el usuario desconecte por lo que es importante que utilicemos recursos para mantener la intriga. Asimismo, un ritmo incesante también cansa, así que debemos alternar pausas para que respire y momentos de tensión.

8.- Escribir un gancho al comienzo, a la mitad y al final de cada capítulo. Esta idea va relacionada con la anterior. Aproximadamente, hay que dar tres motivaciones para seguir leyendo a lo largo de un mismo capítulo. El desenlace del capítulo desatará en el lector una sensación de placer que le servirá para comenzar el siguiente.

9.- Escribir un un gancho que incluya algunas preguntas con relación a la ubicación actual de su audiencia o algunos hechos que afectan a su lector. Después de utilizar el gancho, permita conocer a sus lectores cuál será el beneficio que recibirán al leer el capítulo.

10.- Escribir un cierre al final de cada capítulo en los libros de no ficción. Recuerde, los beneficios venden.

Fuente / Autor Virtual

Foto / shutterhacks

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...