Cómo aprobar un examen de opciones múltiples

Los exámenes de opciones múltiples parecen los más fáciles de todos porque ya incluyen las respuestas correctas, entre tantas otras que no lo son pero, ¿cómo puedes hacer para elegir la correcta si no has estudiado suficiente?

A menudo, los exámenes de opciones múltiples son considerados los exámenes más simples, debido a que la respuesta correcta está escrita y no tienes que recordarla para escribirla (Algo muy útil si no has estudiado). Sin embargo, las múltiples opciones pueden ser parecidas e inducir a una equivocación que, si no se tienen bien firmes los conceptos, no puedas responder acertadamente a ninguna respuesta.

Así, la dificultad del examen de opciones múltiples estará dado por la forma en que el mismo se construye: fácil o difícil dependerá de si el profesor busca confundir a los alumnos o facilitarles la respuesta correcta al elegir las opciones.

Sin embargo, para unas y otras ocasiones hay una técnica que puede ayudarte a mejorar tu rendimiento en este tipo de pruebas, más allá de cuánto hayas estudiado o cuáles fueran las intensiones del profesor al realizar el examen.

  • Esta primer técnica consiste en el juego de eliminación: El objetivo es eliminar 2 – 3 opciones que piensas que no son la respuesta. Ahora, mira tu papel. Te has quedado con 2 respuestas, lo que significa que tienes una probabilidad del 50% de dar la respuesta correcta. Ahora que tus chances de acierto son mayores, trata de recordar lo que has estudiado para descubrir cuál de las opciones es la correcta.
  • Aprovecha el tiempo: Llegas a una pregunta complicada, no puedes escoger la opción correcta ni recordar lo que has estudiado y los minutos corren sin que puedas avanzar. ¿Qué vas a hacer? 1- responder usando el azar con un 75% de probabilidades de dar una respuesta incorrecta; 2- avanzar en el examen a las siguientes preguntas y verificar si en ellas puedes encontrar la clave para la pregunta que dejaste pendiente. Obviamente, parece más inteligente elegir la opción 2. Así que eso es lo que harás.

Cuando te presentes a un examen de opciones múltiples sin haber estudiado demasiado, lo mejor que podrás hacer es apelar a la lógica y el razonamiento. Serán estas habilidades las que te permitan hacer deducciones para dar respuesta a las preguntas en base a tus estudios y si sientes que, a la primer pregunta, parece un mundo desconocido para ti, continúa leyendo el resto de las preguntas para encontrar el hilo conductor entre todas ellas. Cuando logras captar el gran tema en torno al que gira un examen es más fácil descubrir la lógica que te ayudará a hacer tus deducciones, independientemente de lo difícil que sea el examen.

Fotografía:  albertogp123 en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...