¿Qué es una estratagema?

Las estratagemas de Schopenhauer sirven para mejorar nuestra técnica discursiva.

Las estratagemas sirven para convencer en el discurso

En su producción acerca de la dialéctica erística el filósofo y filólogo alemán Schopenhauer plantea la utilización de “estratagemas” para convencer o persuadir a un auditorio de que lo que se está argumentando es verdadero. El tema de la verdad es relativo para este autor, ya que afirma que la verdad no es más que una relación entre conceptos, y que los conceptos dependen de quién los formule, por lo que sería imposible acceder a “lo verdadero”, pero accesible resultar “verosímil”.
La lista de estratagemas planteadas es:


1. Amplificación
2. Homonimia
3. Tomar la afirmación formulada de manera relativa como si hubiera sido en general, o, por lo menos, entenderla de un modo diferente del de su verdadera intención para refutarla.
4. Apelación a la aceptación de premisas parciales.
5. Uso de premisas falsas.
6. Petición de principio.
7. Argumentación a partir de preguntas.
8. Provocar la irritación del contrario.
9. Desorden en la interrogación.
10. Pregunta contraria.
11. Ir de lo particular a lo general sin escalas.
12. Nominalización.
13. Para lograr que el adversario admita una tesis hay que presentar también la opuesta y obligarlo a que se decida por una de ellas, pero proclamando “desfachatadamente” la diferencia para que tenga que aceptar la que nos interesa.
14. Conclusión sin fundamentos.
15. Si se expuso una tesis paradójica que no se puede demostrar se debe plantear al adversario una tesis correcta que no resulte del todo evidente, pero vinculando ambas para que parezca que las dos están relacionadas en sus causas o efectos.
16. Argumentar ad hominem o ex concessis, es decir, atacando lo previamente dicho por el otro, o al otro en sí.
17. Presentación de la diferencia sutil.
18. Escape a la derrota por cambio de tema.
19. Escape por generalización.
20. Conclusión inmediata.
21. Si el adversario utiliza un argumento ridículo debe plantearse uno equivalente pero más evidente, a fin de liquidar su credibilidad desde la ironía.
22. Contradiciendo sistemáticamente al adversario se lo puede forzar a que lleve una tesis o argumento al límite de lo aceptable.
23. Uso abusivo de la deducción.
24. Instancia.
25. Dar vuelta el argumento.
26. Insistir e irritar.
27. Apelación al auditorio, planteando la discusión entre especialistas frente a un público que no lo es.
28. Empleo de la distracción.
29. Apelar a autoridades que resulten respetables para el público, por más que académicamente no sean del todo adecuadas.
30. Empleo de la ironía y la cortesía.
31. Incluir el argumento presentado dentro de una categoría aborrecible.
32. Contraponer teoría y práctica.
33. Argumento desde la utilidad.
34. Desconcertar y aturdir al adversario, utilizando la verborragia.
35. Argumentum ad presonam, ofenderse frente a un adversario que se reconoce como superior. Se puede llegar a atacarlo personalmente e, incluso, forzarlo a que nos golpee, con lo cual quedará “demostrada” su inferioridad.

Fotografía: gravitat-OFF

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...