¿Cuál es la filosofía del Karate?

El Karate es un arte marcial muy conocido en Occidente, en buena medida, gracias a las películas de Bruce Lee. Sin embargo, no es sólo un deporte o una forma de luchar. Muy al contrario, se trata de toda una filosofía vital que combina lo físico con lo mental e incluso lo espiritual. Aquí explicamos sus bases.

El Karate es un arte marcial muy conocido en Occidente, en buena medida gracias a las películas que sobre él rodaron Bruce Lee y otros luchadores. Hoy día son innumerables los practicantes de todas las edades con que cuenta en todo el mundo. No obstante, quienes quieran introducirse en él, deben conocer en profundidad su esencia.

Porque el Karate es mucho más que un conjunto de técnicas de lucha. Más bien se trata de toda una filosofía vital. De hecho, la base de esta arte marcial es que no debe usarse nunca con intención de atacar, sino tan sólo de defenderse.

Foto de un enfrentamiento de Karate

El Karate es mucho más que un deporte

Aunque su práctica se inicia en Japón a principios del siglo XX, sus orígenes son mucho más antiguos. Se cree que sus primeros cultivadores fueron monjes Shaolín de China, que lo propagaron a la isla de Okinawa, de donde lo tomarían sus modernos practicantes.

Externamente, el Karate se caracteriza por un conjunto de golpes de piernas y manos pero, en realidad, es mucho más complejo: coordina la fuerza con la respiración, el equilibrio, la postura y, sobre todo, el control del centro de gravedad del cuerpo, de tal modo que todo el peso de éste se traslada al golpe.

Sin embargo, como decíamos, el Karate es, principalmente, una filosofía que busca la superación personal. El luchador debe ser una persona honorable, sana y limpia de malos pensamientos que debe dedicar un tiempo a la meditación o Dojo. De este modo, conceptos como Justicia, Respeto, Armonía y Esfuerzo tienen que acompañar siempre al karateca, que así desarrolla su parte espiritual. Es, por tanto, una forma de vida, toda una ética que se deriva de las ideas de Confucio y del Budismo zen combinadas con el código Bushido –”el camino del guerrero”-, propio de los antiguos samuráis.

Así, algunos de los preceptos del Karate son la Rectitud –tratar de ser siempre justo y objetivo-, el Coraje, la Bondad –ser magnánimo y tolerante-, el Honor, el Desprendimiento –actuar de forma desinteresada-, la Lealtad, la Paciencia o la Serenidad.

También, en este sentido, resulta muy importante el control sobre uno mismo, es decir, el autodominio de los actos, las emociones y las palabras. De todo ello se deduce que, como decíamos, el Karate es mucho más que un arte marcial o un arma de combate. Muy al contrario, se trata de toda una filosofía vital que impone unas normas de conducta a quién desea practicarlo.

Fuente: Shingitai.

Foto: Superwebdeveloper.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...