Técnicas de estudio: el método SQ3R

Las tareas de lectura de libros de texto para la escuela secundaria o la universidad puede ser intimidante para los estudiantes que incluso después de leer el texto asignado, tienen problemas para procesar y comprender la información sin una adecuada técnica de estudio.

El método SQ3R toma su nombre de las siglas de Survey, Question, Read, Recite, Review (encuesta, pregunta, leer, recitar, revisar), y es un método excelente para agudizar las habilidades de estudio.

El SQ3R promueve una prelectura y la toma de notas estratégicas que ayuda a los estudiantes de cualquier área a tener el enfoque de los libros de texto y el material objeto de resumen.

Este método permite obtener una hoja de ruta de lo que se va a estudiar antes de empezar, cual si fuera una hoja de ruta antes de emprender un viaje. La idea de tener este panorama previo es el de poder organizar mejor el estudio.

En esta técnica, además de la hoja de ruta para abordar el estudio, se necesita realizar preguntas referidas a las cosas más importantes para aprender respecto de los contenidos de estudio.

Preguntas básica tales como qué, cómo, cuándo, dónde y quién pueden ayudar a dar sentido a los contenidos que se deben estudiar y volverlos más comprensibles; por ende, más recordables.


La comprensión de una materia permite tener impresiones más significativas que son fácil de recordar, de manera que cualquiera sea la pregunta que se te ocurra en torno al material de estudio, está bien que las apuntes en el margen de un libro o carpeta de estudios.

Leer es, también, muy importante en esta técnica de estudio; pero se debe leer activamente. Cuando inicias una lectura intentando responder las preguntas que te planteaste al inicio, es más fácil involucrarse con los textos. Prestar atención a las negritas o cursivas, te ayudará a no pasar por alto lo que los autores destacan como importante.

Tablas, gráficos e ilustraciones contenidas en el material de estudio son importantes también, pues ayudan a visualizar un montón de texto que puede resultar difícil de ordenar.

Toda vez que hayas leído parte o todo de un material, intenta recordar los títulos principales, conceptos importantes destacados en negritas o cursivas, tablas o gráficos y las ideas que con ellos se plasman.

Posteriormente, intenta esgrimir un concepto propio, fruto de tus notas y lecturas.

La repetición de este método en cada jornada de estudio te permitirá desarrollar tu capacidad de recordar el material que has estudiado.

Si el objeto de tu estudio es extenso y demanda varias jornadas será necesario recapitular o repasar los contenidos. Hacer relectura y refrescar las ideas y conceptos adquiridos. Durante este proceso es probable que algunas dudas se despejen, pues has abarcado más conceptos que los que tenías cuando las dudas se presentaron y que anotaste en un margen o apunte.

El mejor momento para hacer una revisión es cuando acabas de estudiar algo y no con las horas contadas previas al examen. Si lo empleas adecuadamente, el tiempo de revisión puede servirte para ajustar más tus conocimientos de una materia.

  • Para ejecutar este método de estudio, lo primero que puedes hacer es tomar una hoja de papel en blanco y dividirla con una línea vertical en dos partes: del lado izquierdo una columna de 1/3 del ancho y del lado derecho, otra columna de 2/3.
  • Apenas entras en contacto con el material de estudio, una revisión rápida por las páginas y títulos de las secciones, leyendas, cuadros, imágenes o gráficos te permitirá obtener una idea vaga de lo que trata la materia. Apunta todos estos títulos en la columna izquierda de tu hoja dejando espacio suficiente como para colocar notas cuando lo necesites.
  • Dirígete al final de cada capítulo o sección del material de estudio y trata de responder a las preguntas que usualmente encuentras en ejercicios que los autores emplean para conectar con los lectores. Trata de responder a las preguntas con los conocimientos que ya tienes del tema.
  • Seguidamente, lee el capítulo asignado y toma notas estructuradas que apuntarás en la columna derecha de tu hoja de papel. Deberás obtener un resumen de cada sección que será acompañado por los títulos que están en la columna de la izquierda.

Como ves, se trata de una técnica visual y kinestésica para aprender.

  • Para reforzar los conceptos, es necesario que recites, compartas con compañeros de estudio en forma verbal y discutas los resúmenes de cada sección. Este paso es muy importante pues permite internalizar los conceptos con las voces propia y de los compañeros poniendo en marcha el aprendizaje auditivo.
  • Revisa tu producción de estudio pidiendo a un compañero, maestro o tutor que responda preguntas de un cuestionario tipificado sobre la materia usando tus apuntes.

Si tu material cumple con las necesidades de un examen, sólo te queda repasar todas las veces que sea necesaria para tener fluidez con los conceptos. Caso contrario, durante la revisión, evalúa qué preguntas quedaron sin responder y acude a buscar esas respuestas teniendo en cuenta las notas que realizaste en la columna derecha usando como guía los títulos de los capítulos de la columna izquierda. Así sabrás rápidamente en qué sección necesitas profundizar la lectura para dar respuesta a las preguntas sin resolver.

Fotografía:  English106 en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...