Solicitar una beca de estudios

Las becas de estudios tienen la misión de impedir que un estudiante capaz se vea privado de continuar formándose por falta de medios económicos. Pueden pedirse en organismos oficiales o empresas privadas y el principal requisito es tener buen expediente académico.

Afortunadamente, hoy en día, el hecho de no tener recursos económicos no impide que las personas capaces estudien. Para ello existen las becas, es decir, subvenciones a los que éstas pueden acogerse para suplir su carencia de dinero.

Por supuesto, no se trata de un sistema perfecto. Siempre hay picaresca y casi nunca cubren a toda la población que las necesita pero, al menos, una buena parte de los buenos estudiantes pueden continuar formándose a pesar de no poseer recursos, ya que, generalmente, el principal requisito que se les pide es presentar un buen expediente académico.

Foto de un profesor impartiendo una clase

Un profesor impartiendo una clase

No obstante, todas las becas de estudios no son iguales. Las hay de mera ayuda social, que cubren los gastos del estudiante durante el curso, otras son de colaboración, que exigen del alumno algún tipo de contraprestación laboral a cambio de financiar sus estudios, o unas terceras –generalmente de posgrado– se destinan a cubrir los gastos de un estudiante mientras realiza una investigación. Asímismo, unas son para el propio país y otras, en cambio, para formarse en el extranjero.

Igualmente, las becas pueden ser concedidas por organismos oficiales o empresas privadas. Respecto a las primeras, algunos de los centros a los que podemos dirigirnos para pedir información son el Ministerio de Educación, los gobiernos regionales, los ayuntamientos e incluso las embajadas. Y, en cuanto a las segundas, las fundaciones, las grandes empresas, los bancos y cajas de ahorros o los patronatos.

En lo que se refiere a los requisitos, el principal de ellos, como decíamos, es presentar un buen expediente académico, es decir, ser un buen estudiante.

Además, normalmente nos pedirán un justificante de ingresos para comprobar que realmente la necesitamos y, dependiendo del tipo de beca, algunos requisitos más concretos como una determinada titulación, una nota mínima o tener experiencia investigadora.

Por último, a la hora de pedir una beca, es muy importante tener en cuenta el plazo de solicitud para poder preparar la documentación que se nos exige sin prisas. Y también cubrir cuidadosamente el impreso, dedicándole el tiempo necesario, ya que un error puede privarnos de ella y hay mucho dinero en juego. En este sentido, es interesante hacer primero un borrador de la solicitud y luego pasarlo a limpio.

Es muy triste, además de injusto, que una persona con vocación e inteligencia se vea privada de estudiar por falta de medios económicos. Para eso están las becas y deben aprovecharse.

Fuente: Trabajos.com.

Foto: Profesor dando clase: Alberto Lorente en Everystockphoto.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...