Cómo elegir el mejor curso online

Cuando contratamos un curso online, podemos llevarnos una mala sorpresa. O bien no cumple nuestras expectativas o bien no tiene unas buenas tutorías o, simplemente, nos es imposible acomodar nuestras obligaciones a él. Para evitarlo, es recomendable fijarse en una serie de aspectos antes de comprarlo. Aquí los explicamos.

Cuando contratamos un curso a distancia u online, sucede con más frecuencia de lo que debiera el caso de que nos encontremos con que no cumple nuestras expectativas. A veces, es menos completo de lo que buscábamos, otras no tiene unas buenas tutorías o, en otros casos, no proporciona actualizaciones de la materia.

Los anteriores son tan sólo tres ejemplos de situaciones que suceden habitualmente. Siempre nos queda el recurso de devolverlo pero, para hacerlo –tal como la Ley permite– solemos encontrarnos muchas trabas por parte de quién nos lo ha vendido.

Foto de una persona estudiando online

Una persona estudiando a través de su ordenador

Por todo ello, es recomendable tener en cuenta una serie de aspectos antes de contratar un curso online. El primero de ellos es revisar toda la oferta disponible acerca de la materia que queremos estudiar. A través de Internet, podemos hacerlo con rapidez y comodidad y, de este modo, podremos elegir el que mejor se adapte a nuestras intenciones.

En este sentido, no siempre los más caros son los mejores. Es posible que un curso sea más costoso que otro simplemente porque aborda más temas, es decir, que, además de lo que a nosotros nos interesa, se ocupa de otras cuestiones. O, dicho de otra forma, que sus contenidos son demasiado amplios para lo que buscamos.

También es muy importante tener en cuenta la titulación que el curso nos otorga. Si lo hacemos por placer, ello no tiene importancia pero, si nuestro objetivo es encontrar un trabajo, debemos saber que muchos de los diplomas que esos cursos facilitan no tienen validez oficial alguna.

Por otra parte, como en la enseñanza presencial, la calidad y dedicación del profesorado es fundamental. No es lo mismo un curso impartido por un  docente de prestigio que otro sobre el mismo tema cuyo tutor es un desconocido. Aunque no sería el primer caso en que éste último resulta más ameno y formativo.

Igualmente importante es la metodología de enseñanza que sigue el curso. Al revisarla detenidamente, sabremos si se requieren conocimientos previos o un cierto nivel académico para realizarlo. Pero, principalmente, podremos tener en cuenta si nuestras obligaciones nos van a permitir seguirlo con aprovechamiento.

En este sentido, los servicios adicionales que nos ofrece también son importantes. Aspectos como el número de horas de tutoría o la documentación legal complementaria que facilita. Y, sobre todo, debemos valorar que nos brinde la posibilidad de realizar prácticas o entrar en una bolsa de trabajo.

Como vemos, elegir el curso que mejor se adapte a nuestras expectativas no siempre está relacionado con lo económico. Más bien es una cuestión de estudiar bien la oferta existente para hallar aquél que mejor case con nuestras expectativas.

Fuente: Consumer.

Foto: Basykes.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...