¿Cómo ahorrar con los libros de texto?

El ahorro en la adquisición de libros de texto es viable, aunque también podemos reciclar los libros que tengamos de los demás hijos.

Aprende a ahorrar con libros de texto

Una vez nos encontramos en el verano en los hogares de las familias se está pensando en algo más allá de las vacaciones: la compra de los libros de texto. No paramos de ver ofertas en tiendas que nos comentan la oportunidad de ahorrar dinero, de recibir descuentos y de disfrutar de promociones con las que podamos reducir el precio de los libros, que suele ser demasiado alto.

Por eso es importante intentar buscar métodos que nos den la oportunidad de reducir los costes de compra de los libros para que no acaben con nuestra economía. Una opción recomendable si somos familia numerosa y nuestros hijos no se distancian en cuanto a edad, es pasando los libros de generación en generación. Este es el método que se ha utilizado durante años y que sigue siendo la mejor manera de ahorrar dinero. Para ello es importante que intentemos transmitir a los niños que resulta importante que cuiden bien los libros, dado que después los tendrán que utilizar sus hermanos. Para unos mejores resultados en cuanto a la supervivencia de los libros, es importante que los niños usen colores y elementos de escritura que después se puedan borrar. Si usan rotuladores puede ser más útil para verse mejor, pero después sus marcas no podrán borrarse.

Este método es infalible, pero también es posible que nos encontremos en una situación en la cual no contemos con libros de hermanos con los que realizar un reciclado. Por ello es recomendable buscar otras soluciones.

Una de ellas son los bancos de libros de texto, que se suelen encontrar en bibliotecas u otros lugares públicos del ayuntamiento. Estos son lugares en los que podemos, no llevarnos los libros gratis, sino cambiar los que tengamos del curso previo por los que necesitemos para el siguiente. De esta manera, se crea una cadena muy útil que es posible que no nos permita ahorrarnos la compra de todos los libros, pero que seguramente será una buena manera de no tener que comprarlos en su totalidad.

Si no nos queda otro remedio que hacer la compra del surtido de libros de texto al completo, lo mejor es que busquemos sitios donde nos ofrezcan precios reducidos o en los que sea posible llevar a cabo el pago en varias partes. De esta manera el golpe a nuestra economía familiar no se notará tanto que si lo hiciéramos de golpe en otro comercio.

Foto: Brian Turner

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...