Científicos descubren que los ataques de corazón afectan también a los cónyuges

Reafirmando que, para las cuestiones del corazón, hace falta que dos personas estén en sintonía, un reciente descubrimiento médico afirma que los miembros que enviudan a causa de un ataque de corazón de sus parejas tienen altas probabilidad de padecer idéntica afección. También se descubrió que la sintonía entre los cónyuges se presenta, incluso, cuando quien padeció el infarto sobrevive al mismo. En ambos casos se detectó el sufrimiento de la pareja.

El estudio realizado en, alrededor de 200.000 daneses, permitió a los investigadores comparar la salud mental de las viudas y viudos después de que sus esposos murieran de una trombosis coronaria con aquellas personas cuyos maridos o esposas murieron de otras causas.

Los investigadores midieron, entonces, las reacciones al conciliar el uso de antidepresivos y medicamentos contra la ansiedad, un año después de una muerte súbita por un infarto.

También se analizó si el sobreviviente había estado en contacto con los servicios de salud públicos o los médicos en relación con la depresión y verificaron las estadísticas de suicidio para estos cónyuges.

Los resultados de estas investigaciones muestran que cuando se produce un infarto agudo de miocardio como causa de muerte, el uso de antidepresivos entre los cónyuges se había triplicado en contra de su uso medio antes de la muerte y que las tasas de suicidio son más altas entre estos cónyuges sobrevivientes que entre los que habían perdido a su pareja debido a otras enfermedades.

El uso de medicamentos para la ansiedad aumentó aún más que el uso de antidepresivos que cuando las muertes fueron atribuidas a otras causas, mientras que el aumento del uso de los medicamentos por los cónyuges supervivientes había disminuido en un 50 por ciento.

Un médico danés que participó en el estudio considera que los hallazgos muestran que debemos cuidar mejor de las personas cuyo cónyuge ha muerto de una trombosis coronaria.

Kjersti Arefjord, profesor asociado del Departamento de Psicología de la Universidad de Bergen, cree que las reacciones de los cónyuges sobrevivientes están vinculados a las manifestaciones agudas y traumáticas de un ataque al corazón y que los cónyuges supervivientes pueden ser atormentados por la culpa a causa de reflexionar sobre si podrían haber hecho algo para evitar la muerte.

«El trauma también puede desencadenar reacciones como recuerdos recurrentes e impactantes e imágenes del infarto, haciendo que la situación sea aún más difícil. Estas cosas pueden contribuir a la depresión y la ansiedad después de un ataque al corazón», dice Arefjord.

«La muerte por ataque al corazón es algo que ocurre de repente. A pesar de que los riesgos son conocidos, no es algo que la gente está realmente preparado», agregó.

El nuevo estudio mostró que los cónyuges también pueden verse seriamente afectados cuando se producen ataques de corazón en el compañero pero que no llegan a ser fatales. Según los investigadores, esto se produce porque el órgano afectado, el corazón, es el órgano que más nos asociamos con la vida.

Teniendo en cuenta estas consideraciones, el cónyuge de quien sobrevive a un infarto estará bajo el estrés y ansiedad, preocupado por otro ataque. Esto explicaría el uso de medicamentos para aliviar la ansiedad.

Fotografía: Eva Blue en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...