Actividades extraescolares en Barcelona

En Barcelona durante el verano es posible realizar multitud de actividades extraescolares. Éstas van desde los cursos de idiomas, como los de inglés, a campamentos de verano en los que desarrollar la creatividad de los niños, visitas a museos, salidas a jugar a los parques y la práctica de deportes en recintos y piscinas.

El verano se puede convertir en un periodo muy largo para los más pequeños de la casa. Como unos de sus personajes preferidos en estos momentos, Phineas y Ferb, suelen cantar en su serie de dibujos animados, son casi 100 días y lo más complicado es encontrar algo nuevo que hacer cada jornada para no aburrirse. En este sentido, las grandes ciudades ofrecen un amplio abanico de posibilidades tanto culturales como educativas o científicas para que los meses de verano sean más entretenidos, como por ejemplo cursos de inglés en Barcelona o visitas al Museo de la Ciencia, estancias en campamentos, etc.

Actividades extraescolares en verano para conocer el entorno

De hecho, aprovechar el descanso estival para aprender idiomas es una de las propuestas más atractivas en cuanto a actividades extraescolares. Los campus de inmersión lingüística (en los que todo está escrito y hablado en el idioma que se quiere aprender) son una magnífica oportunidad para mejorar el nivel, pero también lo son los cursos intensivos que permiten incluso presentarse a exámenes oficiales, como First o el Advance de inglés – el Certificate in Advanced English (CAE) es uno de los exámenes ESOL de nivel de inglés.

Barcelona ofrece muchas más actividades extraescolares, aparte del aprendizaje de idiomas. Junto a dinámicas que sirven para potenciar la creatividad (manualidades, visitas a museos y galerías de arte, etc.), se organizan actividades en las que el deporte está muy presente, como por ejemplo las salidas a la playa, a las piscinas públicas para que los más pequeños disfruten del agua y se ejerciten un poco. El deporte está muy presente en estas actividades ya que se les suele llevar a parques y recintos en los que jugar y practicar fútbol, tenis, baloncesto, etc.

Las salidas culturales, como por ejemplo al Museo de la Ciencia, servirán para que los niños sientan el placer de descubrir el mundo que les rodea fuera del entorno escolar. Ya sea con sus padres o con algún “casal de verano”, este tipo de museos acerca la ciencia a jóvenes y niños, les hace entender los ciclos de la vida, las fuerzas que rigen el universo y la “magia” de la química y la física que, de otra manera, pasarían desapercibidas.

En verano son también muy típicas las estancias en campamentos. En estos se trabajan diferentes aspectos relacionados con la educación (cursos, repasos escolares, educación medioambiental, etc.), la diversión (se plantean juego, talleres, gincanas, etc.) y el ejercicio, con lo que los niños se lo pasan bien al tiempo que desarrollan su cuerpo y su mente sin acabar de romper el ritmo escolar.

Foto | Pablo Castro G en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...