Remedios naturales contra el agotamiento mental

La vida moderna exige mucho de nosotros. Entre el trabajo o el estudio y las restantes actividades a que nos obligamos, es muy fácil acabar agotados. Lo mismo ocurre con nuestra mente. Para evitarlo, podemos seguir algunas pautas naturales como llevar una vida ordenada, tomar un buen desayuno, incluir verdura en abundancia en nuestra dieta o un buen baño caliente al final del día, entre otras.

La vida moderna es muy exigente. Vivimos a velocidad de vértigo, de un sitio para otro y permanentemente estresados. Quizá ello se deba a que queremos abarcar demasiado o, simplemente, a que el mundo de hoy es así. Los trabajadores, por la responsabilidad y los problemas de su labor, y los estudiantes, por el cansancio derivado del estudio, y, añadido a ello, las múltiples actividades que tratamos de realizar, todos acumulamos cansancio. Y ello nos genera una serie de complicaciones de salud que deberíamos tratar de evitar.

El trabajo es fuente de agotamiento mental

El trabajo es fuente de agotamiento mental

Uno de los frutos que recogemos de este modo de vida es el agotamiento mental. Tiene éste una serie de síntomas que van desde la dificultad de concentración hasta la pérdida de interés y energías, e incluso somnolencia.

Todo ello limita enormemente nuestra vida diaria. Pero, sin perjuicio de acudir al médico, ya que puede ser manifestación de un problema más grave de salud, podemos seguir una serie de pautas naturales que nos ayudarán a superarlo.

Así, en primer lugar, es esencial llevar una vida ordenada. Comer sano, dormir las ocho horas imprescindibles y hacer algún ejercicio físico deben formar parte ineludible de nuestra rutina diaria. Y debemos guardarnos un momento al día, por breve que sea, para relajarnos y reflexionar.


Por otra parte, en cuanto a las comidas, el desayuno es fundamental. Por ello, nada de tomar un café bebido. Debe ser pausado, abundante –no se trata de comer mucho, sino hacerlo bien- y completo. Incluir lácteos, fruta y cereales y la menor cantidad posible de bollería –mucho menos si es de fabricación industrial-. Tampoco está de más, previa aprobación de nuestro médico, tomar algún complemento vitamínico.

También el estudio fatiga nuestra mente

También el estudio fatiga nuestra mente

En cuanto a la dieta, es conveniente tomar abundantes vegetales de hoja verde. Con frecuencia, apartamos de nuestra alimentación estos productos y son ricos en minerales importantes y muy recomendables para combatir la fatiga mental, como el potasio o el calcio.

También es recomendable tomar zumo natural a lo largo del día, ya que es un buen reconstituyente para nuestra capacidad mental. En especial los de naranja, limón o pomelo, que, por sus componentes, son muy útiles para evitar el agotamiento.

Por último, al final del día, resulta muy interesante tomar un baño de agua caliente de unos quince minutos. Y, si se le añaden unas gotas de aceite de lavanda o romero, mejor aún, pues contribuirá a relajarnos y a eliminar el estrés acumulado durante la jornada.

Fotos: Oficina: Stunteltje en Wikimedia | Clase en un aula: Tungsten en Wikipedia

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...