La alopecia

Hace una década se vienen utilizando dos medicamentos para frenar la caída del cabello y en algunos casos revertirla. Sepa cuáles son y si son efectivos para usted.

Una de las mayores preocupaciones en el hombre es la alopecia, vulgarmente conocida como calvicie. En efecto, un gran porcentaje de la población masculina está destina da a pasar por este trance antes o después, sobre todo en los casos que encierran matices genéticos y hormonales. Sin embargo desde hace aproximadamente una década, se viene usando dos fármacos con bastante éxito en la caída del cabello. En ambos casos, se requieren tratamientos extensivos y exhaustivos de no menos de 6 meses o un año dependiendo de cada caso.

Los beneficios son de carácter acumulativo y se pierden en caso se interrumpa el tratamiento, volviendo al pinto cero. Además, hay que señalar que estos tratamientos deben mantenerse indefinidamente, una suerte de condena mientras se quiera conservar el cabello. También hay que precisar que estos tratamientos son efectivos cuando el cabello ha empezado a caerse o cuando empieza a ralear por ciertas zonas por lo que, si usted ha notado esto, debe darse prisa en detener la caída y revertir el proceso. Los que ya son calvos hace un tiempo no tienen todo perdido porque pueden recurrir a las modernas pelucas que existen para caballeros y que se camuflan bien. Incluso ya están desarrollando unas de carácter semi permanente con las que incluso uno se puede ir a dormir o dar una ducha sin necesidad de quitarlas por espacio de algunos días. En este último caso, también dispone del tratamiento de reimplante capilar que también tiene un alto porcentaje de efectividad entre los que han probado esta técnica. Pero antes de seguir, es conveniente hacer las precisiones respecto a los tipos de calvicie, sus causas y los tratamientos que se deben seguir en cada caso.

alopecia-flickr-por-creamaster.jpg

Imagen tomada de Flickr por creamaster

Básicamente existen dos tipos de alopecia. La primera de ellas llamada cicatrizal, que generalmente es dada por un traumatismo o quemadura, también producto de ciertas enfermedades como sífilis o tiña y en la que no hay nada que hacer pues el folículo piloso está ya clausurado. El segundo gran grupo y en el que nos centraremos, es la alopecia no cicatrizal, siendo la de carácter congénito-hormonal la más común de ellas. El proceso de este tipo de caída del cabello consiste no tanto en la caída y no reposición del cabello sino en la caída y siguiente ciclo de crecimiento pero cada vez con cabellos más finos hasta reducirse a la categoría de vellos o simplemente ya no salir más.



El componente hormonal es clave en este tipo de calvicie y se produce a partir de la conversión de la testosterona en dihidrotestosterona mediante una enzima en el organismo. El cuero cabelludo es uno de los lugares del cuerpo donde hay más receptores de dihidrotestosterona por lo que se relaciona de esta manera con la caída del cabello. El diagnóstico de este tipo de calvicie generalmente es más sencillo de lo que se pueda creer. El dermatólogo le preguntará acerca de sus antecedentes familiares para valorar otros casos de alopecia en la familia, también le preguntará sobres sus antecedentes personales en cuanto a dieta que viene siguiendo, si tiene problemas de stress o si está ingiriendo algún tipo de medicamento o siguiendo algún tipo de tratamiento. El dermatólogo también se fijará si usted viene usando algún químico para el cabello como tintes o fijadores sin descartar el tipo de shampoo que usa regularmente. También le preguntará acerca de su condición hormonal, si sufre de diabetes o tiroides, etc. Y finalmente le consultará sobre su decisión de acercarse a consulta, debido a si fue por una caída repentina o si se trata de un proceso que ya lleva semanas o meses.

En esta misma primera consulta, seguramente le harán la prueba física para corroborar el test inicial. Esta es bastante simple y consiste en la pilotracción, técnica que consiste en dar un jalón al cabello con los dedos en varias regiones del cuero cabelludo. Lo normal es que sean arrancados uno o dos cabellos pero si el resultado son 4 o 5 ya existe algún problema que hay que tratar. Por cierto que el jalón no es violento. Luego de esto, el dermatólogo examinará a simple vista o en microscopio los cabellos arrancados para ver en qué fase se encuentran. Con esto debe bastar en la mayoría de los casos para que el especialista haga un diagnóstico, sin embargo en algunos casos se pueden pedir pruebas complementarias, principalmente hemogramas con distintos perfiles como hormonas tiroideas, testosterona libre, etc. Como hemos precisado en el párrafo anterior, la forma más común está asociada al factor hormonal para lo cual puede haber un desencadenante como el stress, una cirugía o una enfermedad importante. En cualquiera de los casos, una detección a tiempo puede resultar ventajosa a la hora de definir el tratamiento que por lo general se hace en base a dos fármacos.

farmaco-flickr-por-lakewood-ranch-running-club.jpg

Imagen tomada de Flickr por lakewood ranch running club

Estos fármacos son el Minoxidil y el Finasteride. El primero de ellos es de uso tópico y sostenido. Se recomiendan tratamientos prolongados de medio a un año para poder valorar los resultados. Las presentaciones vienen en lociones siendo la más efectiva la que viene al 5% y cuyo uso se recomienda cada 12 horas todos los días y siempre en cabello seco. Es deseable que se separe al menos cuatro horas la aplicación del Minoxidil respecto a una ducha o la práctica de algún deporte. No existen posologías específicas y se debe aplicar generosamente y masajear con los dedos. Por su parte, el Finasteride viene en presentación de comprimidos y su mecanismo de acción es a nivel hormonal, inhibiendo la producción de la enzima que convierte la testosterona en dihidrotestosterona. Se ha demostrado que la combinación de Minoxidil y Finasteride es sinérgica y mejora el tratamiento contra la alopecia. Finalmente hay que decir que estos tratamientos sólo detienen la caída del cabello y en algunos casos es capaz de revertir el proceso. Es todo lo que hay hasta la llegada del tratamiento para el crecimiento del cabello perdido peor no es poco.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...