El mecanismo del cáncer y sus aliados

En esta entrada conoceremos cuál es el mecanismo de acción del cáncer en sus dos fases y cuáles son sus aliados.

El cáncer es un tema que a todos preocupa. Por ejemplo, en los Estados Unidos se estima que uno de cada tres norteamericanos desarrollará cáncer en uno u otro momento de su vida y la mayoría de estos casos terminarán en muerte del individuo. Uno de los tantos estudios que se han hecho sobre el cáncer, reveló que la dieta, el tabaquismo y la exposición a la luz solar, contribuían al 75 % de la incidencia de cáncer. La dieta estaba implicada en 35 % de todos los cánceres. La ingestión excesiva de grasas y calorías en la dieta está asociada a algunas de las formas más comunes de cáncer como el de colon y recto, el de seno, el de páncreas, de próstata y de útero. Gran parte de estas investigaciones sobre los efectos de la dieta y la nutrición en el cáncer, ha surgido de investigaciones con animales y poblaciones. Por ejemplo, los inmigrantes japoneses que se van a vivir a Hawai y adoptan una dieta con mayor contenido de grasa que la suya, muestran tasas más altas de diversos tipos de cáncer. Pero muchos de nosotros ni siquiera sabemos cuál es el mecanismo del cáncer o cómo se destara esta mortal enfermedad.

Imagen tomada de Flickr por eapoemex

El cáncer es un término genérico que aglutina en un solo nombre a más de cien enfermedades distintas, que al parecer surgen de un proceso de dos fases a las que se llama inicio y promoción. El inicio es un evento que ocurre una sola vez y es irreversible, en el cual un agente cancerígeno interactúa con el material genético de una célula (el ácido desoxirribonucleico o DNA que se encuentra en los genes) y provoca una mutación –un cambio que puede ser mayor o menor-. La célula resultante, que ahora es anormal, generalmente permanece quieta a menos que sea estimulada por una sustancia promotora.



Algunos de estos promotores son las grasas, las hormonas, muchos de los químicos en el humo del tabaco y literalmente cientos, sino es que miles de otros químicos presentes en el ambiente. Un punto importante aquí es que, a diferencia del inicio, la promoción con frecuencia es reversible si la sustancia promotora desaparece. Y un promotor, por lo general, se lleva mucho tiempo para ejercer sus efectos. Esto explica los diez a veinte años que se tardan en aparecer ciertos tipos de cánceres.

Las investigaciones muestran que las células circundantes regulan la velocidad de crecimiento de otras por medio de la secreción de factores específicos que controlan el crecimiento. Estas sustancias entran a las células a través de ciertos huecos en las membranas celulares, o de la cubierta externa. Pero, durante los procesos iniciales por medio de los cuáles se inician los cánceres, estos huecos se cierran llevando a aun crecimiento descontrolado, después de que las células se han expuesto a las sustancias promotoras. En algún punto durante la fase de promoción, una célula o células, comienza a dividirse y multiplicarse sin control, lo que aumenta la posibilidad de un segundo cambio en el material genético. Las investigaciones muestran que la vitamina A puede volver a abrir los huecos en las células, y permitir que entren las sustancias que controlan el crecimiento. Cuando esto sucede, la célula vuelve a tener una división normal, lo que quiere decir que el proceso de cáncer se ha invertido. El tabaquismo representa un buen ejemplo del proceso de inicio y promoción del cáncer.

Imagen tomada de Flickr por sergio savaman savarese

Los casi medio centenar de cancerígenos encontrados en el humo del tabaco pueden actuar como iniciadores y promotores del cáncer de pulmón, pero, si una persona deja de fumar, las células del pulmón que han iniciado el proceso, ya no se exponen más al proceso de promoción, por lo que el riesgo de desarrollar cáncer de pulmón en los ex fumadores, comienza a disminuir durante el primer año. Si el fumador puede mantenerse alejado de los cigarrillos por diez años, sus probabilidades de desarrollar cáncer de pulmón ya no serán mayores a las de una persona que nunca ha fumado. El alcohol es otra de las sustancias comunes que caen en la categoría de promotoras de cáncer. Se le relaciona con el cáncer de seno y se sostiene que dos copas de vino pueden elevar los estrógenos en la mujer hasta en un 32 %. Cuando se combina con el tabaquismo, el alcohol puede producir cáncer de esófago. El alcohol también influye en el desarrollo del cáncer al interferir con el metabolismo de la vitamina A en el hígado y promover una mayor producción de radicales libres. Tanto tabaco como alcohol son perfectamente prescindibles en la vida de una persona. Bastaría agregar una buena dieta y algo de ejercicio para terminar de construir nuestro escudo protector.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...