Consejos para controlar el asma

Estamos en plena primavera y, en esta época, suelen agudizarse algunos problemas como las alergias y el asma. Éste último puede controlarse más fácilmente siguiendo unos sencillos consejos: obtener un diagnóstico y un tratamiento personalizados, Tomar con exactitud la medicación prescrita, alejarse de los elementos que nos lo producen y saber controlar una crisis son algunos de ellos.

Nos encontramos en plena primavera y, con ella, llega todos los años la agudización de algunos problemas que durante el invierno se suavizan. Uno de ellos son las alergias, que en estas fechas cobran renovados bríos. Y otro es el asma, muchas veces asociado a las anteriores y que también se intensifica.

Foto de un inhalador

Si nos han prescrito un inhalador, éste debe ir siempre con nosotros

Además, se está constatando un aumento de esta enfermedad en los países desarrollados debido a que, paradójicamente, la mejora en el control de las infecciones y bacterias favorece la aparición de alergias y asma.

No obstante, si seguimos unos sencillos pasos, podremos conseguir un mejor control de la enfermedad y evitarnos sustos. Lógicamente, el primero de ellos es ir al especialista para tener un diagnóstico adecuado de las causas que lo originan.

Relacionado con esto, es necesario pedir a nuestro médico un tratamiento personalizado para la enfermedad. En un simple informe escrito, debe indicarnos los medicamentos apropiados, los desencadenantes de los ataques que tenemos que evitar y todo ello adaptado a nuestro régimen de vida. Estas recomendaciones deben ser seguidas cuidadosamente.


En este sentido, es imprescindible tomar todos los medicamentos que nos han prescrito. Generalmente, éstos suelen consistir en uno dosificado para el alivio de los síntomas y otro para controlar de modo continuado la inflamación de las vías respiratorias. En cuanto al primero, es muy importante no saltarse ninguna toma y, en lo referente al segundo, debe ir siempre con nosotros.

Foto de un inhalador de vapor

Un aspirador de vapor, que a veces también se utiliza

Por otra parte, tenemos que evitar los elementos que pueden desencadenarnos una crisis. Debemos ser informados de los alergenos, irritantes y otros factores que pueden hacerlo y tratar de evitar el contacto con ellos.

También es fundamental aprender a reconocer los síntomas de una crisis asmática: dificultad respiratoria, incremento de la tos, opresión en el pecho o respiración sibilante son algunos de los más comunes. Es importante anotar las horas del día en que éstos empeoran para trasmitírselo a nuestro médico.

Por último, también es fundamental saber qué hacer ante una crisis asmática. Nunca debe infravalorarse su gravedad, pues no sabemos hasta donde puede llegar. Nuestro médico debe habernos dado unas pautas específicas para nosotros en esos casos. Es imprescindible tenerlas a mano y, cuando se presente la crisis, tratar de mantener la calma y seguir sus indicaciones. Y, en caso de duda, buscar asistencia médica.

Desde luego, estos sencillos consejos no van a curar nuestra enfermedad, pero nos ayudarán a tenerla bajo control y así evitar sorpresas desagradables.

Fotos: Inhalador: Mendel en Wikipedia | Aspirador de vapor: Jeckyll&hyde en Wikimedia

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...